Ya hay luz sobre el ERE de CaixaBank

El ERE de CaixaBank, que se prolongará hasta diciembre de 2014, supondrá la salida de 2.600 empleados de la entidad, aunque a través de medidas voluntarias. Los trabajadores de Banca Cívica mantendrán sus contratos con la entidad.

El ERE que planeaba sobre la plantilla de CaixaBank, una de las entidades bancarias más importantes del país, va tomando forma. Los sindicatos han anunciado que se ha llegado a un acuerdo según el cual el ERE afectará a 2.600 trabajadores, 400 menos de los que en principio quería despedir la dirección del banco. Además, las salidas no serán forzosas, sino que se producirán de manera voluntaria a través de prejubilaciones, bajas incentivadas o salidas indemnizadas.

Uno de los aspectos más importantes es el de las prejubilaciones, que obligaba a cerrar el acuerdo antes del 1 de abril, cuando entre en vigor la nueva normativa estatal sobre el sistema de jubilación aunque finalmente no afectarán al ERE de CaixaBank. Todas las prejubilaciones se producirán con el 80% del sueldo, y habrá dos tramos: unas 1.200 serán para trabajadores nacidos entre 1954 y 1956 y habrá otras 2.135 para los que lo hicieron entre 1957 y 1960. El acuerdo también facilita 500 excedencias remuneradas de entre 3 y 5 años, con derecho a volver a la entidad una vez acaben.

Otro de los caballos de batalla de los sindicatos durante la negociación ha sido el tema de la movilidad geográfica, que cobraba especial valor después de que CaixaBank adquiriese el banco de Valencia y Banca Cívica, lo que engordó considerablemente su plantilla en las zonas de origen de esas entidades, como Valencia, Sevilla o Navarra. Finalmente, se producirán 800 traslados, 400 a oficinas situadas a una distancia inferior a los 100 kilómetros de la oficina de origen y otros 400 traslados a oficinas que superen esa distancia. La distancia será la que decida la compensación económica que reciban los empleados.

Los sindicatos se han marcado otro tanto al evitar el despido de los 743 trabajadores que pertenecían a Banca Cívica, y que ahora se encuentran con sus contratos suspendidos temporalmente, pero que pronto volverán a ingresar en la plantilla de la entidad que preside Isidre Fainé. Las bajas incentivadas también se mejoran, y los trabajadores que se acojan a ellas saldrán de la entidad catalana con 45 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades. El plazo para sumarse a las salidas voluntarias será del 1 al 30 de mayo.

El ERE se prolongará hasta diciembre de 2014, durante prácticamente dos años; y tras el acuerdo los representantes de los principales sindicatos hicieron hincapié en la eliminación de las salidas traumáticas de la entidad y a la limitación de las movilidades forzosas, algo que en palabras de Josep Maria Niubó, portavoz de UGT, «tranquiliza» a los trabajadores de CaixaBank.

Fuente: Cinco Días, Expansión

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...