Teletrabajo ¿futuro real o utopía?

La mitad de los españoles optaría por el teletrabajo.

Los cambios producidos en la sociedad producen una evolución rápida también dentro del abanico de profesiones y sectores, muchos de ellos se transforman y surgen otros nuevos.

La velocidad de dichas transformaciones no permite anticipar fácilmente cuál va a ser el futuro de una profesión a largo plazo ni el lugar que va a ocupar en la estructura de demanda social.

Sin embargo, hasta cierto punto es posible describir una previsión del desarrollo económico y productivo a corto y medio plazo. Es patente la importancia de la sociedad de la información y el uso de las nuevas tecnologías en nuestros días cada vez más.

Un fenómeno que se relaciona directamente con la expansión de las TIC es el teletrabajo. También llamado e-trabajo o cibertrabajo se define como el trabajo a distancia empleando las comunicaciones a cambio de una prestación económica.

La encuesta que periódicamente realiza el portal de empleo Monster revela que el 34,63% de un total de 8.000 europeos consultados trabaja desde casa, un porcentaje que entre los encuestados en España se reduce a un 25,69%.

Puede deberse al hecho de que aún no hayan entrado las nuevas tecnologías en los hogares españoles de una forma masiva. Pero esto se está moficiando con bastante rapidez.

De acuerdo a este sondeo, España está entre los países europeos con menos teletrabajadores, sólo por encima de italianos, con 19,09%, y de los franceses, donde el 20% trabaja desde casa.

La encuesta demuestra que al 57,20% de los españoles consultados les gustaría que su empresa les ofreciera esta opción, mientras que en Europa sólo el 36,35% de los empleados que no tienen la oportunidad de trabajar desde casa desearían hacerlo. Alemania está a la cabeza de la cultura del teletrabajo, donde casi el 40% de los ciudadanos que han participado en la encuesta lo ejerce y piensa que es la mejor elección.

Es decir, tenemos más ganas de entrar en el sistema de teletrabajo que el resto de los europeos y sin embargo somos de los países que menos lo contemplan.

Internet y teletrabajo

Características del teletrabajo:
• Se produce fundamentalmente en casas u oficinas satélite.
• Se trabaja “enredado”, por medios digitales y subordinado a la utilización de internet y otras TIC.
• Desaparece la noción de “puesto físico de trabajo”.
• No se trabaja necesariamente en solitario, sino frecuentemente en grupo, y en relación con otros colegas, clientes o jefes.
• El trabajo se valora por los resultados alcanzados. Se pasa de una lógica de horas trabajadas a una lógica de resultados.

No son todo ventajas en esta nueva forma de trabajo, pasemos ahora a desglosarlo:

Ventajas para los teletrabajadores:
– Trabajan a su propio ritmo, flexibilidad de horarios, estableciendo el lugar de residencia donde cada uno desee.
– Reducción de gastos y de tiempo de desplazamiento, reduciendo el estrés.
– Posibilidad de considerar ofertas de teletrabajo en todo el mundo, de simultanear trabajos y de obtener más ingresos.
– Posibilidad de emprender un negocio de autoempleo.
– Mayor satisfacción personal (propio ritmo) y al mantener con la empresa una relación basada en confianza más que en control.

Inconvenientes para los teletrabajadores:
– La frontera entre el empleo y la vida privada no está clara.
– Aislamiento y reducción de sus contactos sociales dentro de la empresa.
– Los costes adicionales de consumo de electricidad, teléfono, software informáticos, consumibles, etc.

Ventajas para los empresarios:
Reducción de costes relacionados con la oficina.
Incremento de la productividad.
– Introducción de elementos de flexibilización en las organizaciones, al romperse con los horarios fijos e introducir nuevas formas de interacción.
Mejora de la atención al cliente.
Mejora de la motivación de los trabajadores.

Inconvenientes para los empresarios:
– Falta de normativa adecuada que regule las relaciones laborales en esta modalidad.
– Repercusiones en la vida social de la empresa al reducirse los contactos sociales y la presencia física de los trabajadores.
– Alteración de la estructura y del clima de trabajo de la empresa.
Costes de puesta en marcha y de acceso a equipos de comunicación.
Costes de formación de los teletrabajadores.

El 45% de los ciudadanos de la Unión Europea es usuario de Internet, por lo que resulta lógico que la alternativa de trabajo desde casa esté aumentando en Europa en la medida en que crecen los hogares con acceso a Internet. Sin embargo, el teletrabajo tiene tantos partidarios como detractores.

Los primeros destacan entre sus ventajas el ahorro de tiempo y la posibilidad de conciliar vida familiar y laboral, mientras que su detractores se lamentan de que se pierda la vida de la oficina y el contacto con los colegas.

Actualmente, solamente en el Reino Unido existen casi 35 millones, el 59% de la población británica, de usuarios de Internet (según datos de Marzo de 2004), por lo que no es ninguna sorpresa que un 27% de británicos trabajen ya desde el hogar y que un 51% adicional admita que aunque su empresa no les ofrezca esa posibilidad preferirían trabajar a distancia.

Sin embargo, uno de cada cinco holandeses consultados confiesa que aunque trabaja desde casa esta situación ocasiona más problemas que ventajas, percepción que es compartida por el 27% de los suecos.

En España, menos del 4% de teletrabajadores que han participado en la encuesta consideran que trabajar desde el hogar tenga más desventajas que beneficios.

• Valoraciones

Es cierto que las nuevas tecnologías están creando nuevas tendencias en el ámbito laboral y el teletrabajo es una de ellas, pero éste debe adaptarse a las características propias de cada empresa. Por este motivo es importante que las empresas determinen sus necesidades y las del puesto concreto para decidir si el teletrabajo es una opción conveniente. Lo ideal es tener en cuenta tanto la rentabilidad para la empresa como las necesidades personales del empleado, para conciliar vida profesional y familiar.

• Resultados

La pregunta que se planteó fue: ¿Trabajas desde casa?

Resultados en España:

57,29% (165 Votos)- No – Me gustaría que mi empresa mi ofreciera esta opción
22,22% (64 Votos)- Sí – Es una buena manera de trabajar
8,68% (25 Votos)- No – Mi empresa no ofrece esa posibilidad, pero tampoco la quiero
8,33% (24 Votos)- No – Existe esa opción en mi empresa, pero prefiero ir a la oficina
3,47% (10 Votos)- Sí –  Pero para mí tiene más inconvenientes que ventajas

Resultados en Europa:

36,35% (3030 Votos)- No – Me gustaría que mi empresa mi ofreciera esta opción
19,90% (1659 Votos)- Sí – Es una buena manera de trabajar
15,28% (1274 Votos)- No – Mi empresa no ofrece esa posibilidad, pero tampoco la quiero
13,73% (1144 Votos)- No – Existe esa opción en mi empresa, pero prefiero ir a la oficina
14,73% (1228 Votos)- Sí –  Pero para mí tiene más inconvenientes que ventajas

Como siempre, nuestros resultados difieren bastante de lo que se estila por Europa.

También debemos de tener en cuanta que al no disfrutarlo ahora (de esta posibilidad), las ganas de probarlo son grandes. Es un mercado en crecimiento, mientras que e Europa es un mercado laboral maduro y consolidada, de ahí que los resultados sean sustancialmente distintos.

Lo que si está claro es que ante el mundo cada vez más globalizado y al fuerte desarrollo de las TIC, el mercado laboral también debe de cambiar y adaptarse a las nuevas corrientes.

Fuentes:

Stockvault (Fotos)

Monster

Sebastian Ramos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...