Menos desempleo, menos empleos

El regreso de los inmigrantes a sus países, el éxodo o vuelta a clase de los jóvenes y las prejubilaciones están detrás del descenso del paro, que no viene acompañado de la creación de empleo.

Datos como el de la EPA de la semana pasada hablan de una reducción del número de desempleados en los últimos meses, sin embargo el número de empleos creados no coincide con el descenso de parados, sino que es sensiblemente inferior. ¿A qué se debe eso? Entre los motivos que encontramos están la salida de muchos parados del país, ya sea inmigrantes que vuelven a casa o a un tercero o jóvenes -y no tan jóvenes- que buscan la oportunidad que aquí no tienen, al regreso a las aulas y al «efecto desánimo».

Tras el amago de recuperación económica de 2010, a mediados de 2011 comenzó a sentirse este efecto desánimo, que ha llevado a 408.700 personas a dejar de buscar empleo de forma «activa», según la definición que utiliza el Instituto Nacional de Estadística para realizar la EPA (como estar inscrito en el paro o agencias de colocación, buscar anuncios de empleo, enviar currículums, estar dispuesto al autoempleo, etc.). Actualmente, más de 560.000 personas afirman no buscar empleo porque no creen que vayan a encontrarlo.

Esta situación contrasta con la vivida en los primeros años de la crisis, cuando la subida del desempleo llevó a la movilización de colectivos inactivos, como las amas de casa, los estudiantes e incluso los jubilados, que llegaron al mercado laboral en busca de un dinero que sirviese para estabilizar la situación económica de sus familias; aunque la evolución de la situación haya desembocado en este efecto desánimo que ha llevado a miles de personas a abandonar la búsqueda.

Uno de los colectivos que más ha influido en la reducción de la búsqueda de empleo es el de los inmigrantes. Los datos del INE dicen que desde 2011 hay 374.000 extranjeros menos buscando empleo en España, de los que solo 13.000 han pasado a ser inactivos. Los otros 360.000 no aparecen censados como activos, por lo que si no han abandonado España trabajan en la economía sumergida.

En una situación parecida están los jóvenes. A parte de los dos millones de jóvenes centrados en sus estudios, en dos años han «desaparecido» más de 200.000 personas entre 16 y 24 años de la población dispuesta a trabajar, de los que solo 30.000 se han convertido en inactivos. La situación del resto apunta a la inmigración. También ha habido un repunte de jubilaciones, que representan la mitad de individuos inactivos en edad de trabajar. Con la crisis se han prejubilado 274.100 personas, entre los que destacan los trabajadores públicos que optan por esta opción a los 60 años ante la perspectiva de más recortes.

Fuente: La información

Foto: Santuario Torreciudad

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...