La mitad de los jóvenes tarda más de un año en encontrar trabajo

El trabajo no abunda ni se encuentra a la vuelta de la esquina. Quien quiera conseguir un empleo debe, valga la redundancia, tomarse el trabajo de buscar empleo. Y aun conociendo que encontrar trabajo no es sencillo, uno no deja de asombrarse con determinados datos. Por lo menos, esto es lo que me sucedió a mí al leer que la Encuesta de Población Activa, EPA, afirmaba que “la mitad de los jóvenes recién logra conseguir un empleo tras pasado más de un año de finalizado sus estudios”. Os invito a conocer y reflexionar sobre la realidad de los jóvenes y el mercado laboral.

El mercado laboral y los jovenes

El trabajo no abunda ni se encuentra a la vuelta de la esquina. Esto ya lo sabemos. Quien quiera conseguir un empleo debe, valga la redundancia, tomarse el trabajo de buscar empleo. Es que la balanza entre la oferta y demanda de trabajo esta desequilibrada, debiendo buscar empleo en varios sitios e incluso de diversos perfiles.

Pero aun conociendo que encontrar trabajo no es sencillo, uno no deja de asombrarse con determinados datos. Por lo menos, esto es lo que me sucedió a mí al leer que la Encuesta de Población Activa, EPA, afirmaba que “la mitad de los jóvenes, entre 16 y 34 años, recién logra conseguir un empleo tras pasado más de un año de finalizado sus estudios”.

Esta verdad que se evidencia en las calles españolas, y también en otros lugares del mundo, debería no existir, porque producto de esta realidad muchos de los jóvenes que terminan los estudios y no consiguen un empleo en un tiempo prudente, van abandonando la persistencia de conseguir un trabajo en lo que desean, accediendo a cualquier tipo de empleo, el cual termina desarrollando algunos efectos y sentimientos negativos en los jóvenes.

Cuántos casos de jóvenes que finalizan sus estudios terminan, frente a la necesidad económica y las pocas oportunidades laborales que existen en el mercado, aceptando empleos con los cuales no se sienten cómodos o no les genera ese gusto extra de trabajar en algún puesto que les agrada (beneficiando tanto al empleado como al empleador), opacando expectativas, ilusiones y entrando en una situación en la que, a medida que pasa el tiempo, es más difícil de salir e ir en busca del empleo deseado.

Retomando los datos de la EPA en relación a la incorporación de los jóvenes al trabajo (la cual se realizó conjuntamente por el INE y Eurostat), se refleja que solo un 28% de los jóvenes encuestados logró conseguir un empleo apenas concluida su formación. Y, diferenciando por sexos, los jóvenes masculinos  corren con mejor suerte, aunque se encuentran bastantes parejos: El 29,1% de los jóvenes consiguió empleo en menos de un mes desde que concluyeron sus estudios, en tanto que el 26,9% de las jóvenes consiguió empleo en igual periodo de tiempo.

Así también, la EPA nos deja otras realidades para reflexionar:

  • Alrededor del 15% de los jóvenes perdió el empleo en tan solo tres meses luego de haberlo conseguido.
  • La calidad de empleo que alcanzan los jóvenes es inferior para lo que ellos están preparados. Incluso un elevado porcentaje de jóvenes, 40%, encuentra empleo en la categoría de Trabajadores de servicios de restauración y vendedores de comercio, e Industria, construcción y minería.

Esta última afirmación se relaciona con lo que mencioné anteriormente acerca de los empleos que no cumplen las expectativas de los jóvenes, e inicia un círculo del cual es difícil salir. Me refiero a que una vez conseguido un empleo, entre la jornada laboral y las pocas ofertas de trabajo, se complica aspirar a cambiar el empleo. Con esta situación, incluso muchos dejan de realizar formación continua, alejando aun más las posibilidades de cambiar de empleo.

Fuente: El mundo

Foto: Camarera por Daquella Manera en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...