La máquina de crear empleos en Estados Unidos no se reinicia


El aumento de desempleo de EE.UU. se está convirtiendo cada vez más en un fenómeno estructural. En el último mes, el sector privado ha producido sólo 71.000 nuevos puestos de trabajo. Parece que las compañías están luchando para absorber la afluencia de nuevos participantes en el mercado de trabajo y será mucho más difícil de lo que se pensaba impulsar la creación de empleo.

Las estadísticas de empleo de julio en Estados Unidos son bastante deprimentes. Si la pérdida de posiciones en relación con el censo representa una cifra superior a la disminución general de puestos de trabajo, lo cierto es que los gobiernos locales también han desestimado 48000 empleados. Mientras tanto, aumenta el número de plazas ofertadas por el sector privado ha sido mucho menor que el aumento de la población en edad de trabajar. En 2010, creó todos los meses alrededor de 90.000 puestos de trabajo, que no tiene nada que ver con el récord de 222.000 que se ha producido en promedio durante el primer año de los últimos seis etapas de reiniciar economía.

En el sector manufacturero y de la salud, el empleo continuó creciendo modestamente, y el número medio de horas trabajadas aumentó. Pero no necesariamente se puede concluir que la mejora continúe. Por el contrario, los indicadores recientes muestran un deterioro aún mayor de lo que se pensaba.


Esta recesión económica ya es distinguida por su gravedad, un fenómeno que no se producía desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Mientras que el desempleo general ha aumentado sólo ligeramente en los últimos doce meses, el desempleo de larga duración, explotó: creció de 1,6 millones a 6,5 millones de personas, lo que representa ahora el 45% del total anunciado oficialmente. Por otra parte, la población de «abandonos» los que deciden dejar de buscas de trabajo, ascendieron a 1,2 millones de personas. Ha aumentado en un 40% respecto al año pasado, y nada indica que vaya a disminuir.

Becas y Formación

La interpretación de las cifras pueden estar distorsionadas por la reciente ampliación del período de indemnización. Este se ha incrementado a 99 semanas, empujando el récord anterior de 65 semanas que se había experimentado en la década de 1970. No obstante, hay que admitir que será difícil poner fin a esta situación de desempleo persistente. El deterioro de las calificaciones y la empleabilidad de los trabajadores podría incluso impedir el acceso a empleos con salarios más bajos debido a la competencia de países emergentes. El aumento de las subvenciones estatales para financiar su educación es uno de los pocos gastos públicos que podrían evitar que estos trabajadores se conviertan en una carga sostenible.

Por supuesto, es posible que la contratación vaya lenta hasta que se consiga recuperar su dinamismo anterior. Pero al estudiar estas cifras, nos dicen que quizás deberíamos cambiar el registro y abandonar las políticas destructivas dando al mercado de trabajo el impulso que necesita.

Imagen: CP2009 procedente del blog yo también quiero tener un estúpido blog.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...