Endesa e Iberdrola amenazan con cerrar Garoña por los impuestos

Garoña prevé cerrar a mediados de diciembre para evitar el impuesto que entrará en vigor en enero por el cual deberá abonar 2.190 euros por kilo de material que se extraiga del reactor.

Cetral Nuclear Cofrentes

Cetral Nuclear en Cofrentes, una de las ocho que hay en España.

La propietaria de la central Nuclear de Garoña, Nuclenor, participada en un 50% por Endesa y en otro 50% por Iberdrola, ha informado a la plantilla que las tareas para llevar a cabo el cese definitivo de la central empezarán el día 16 de diciembre. Al parecer, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) todavía no ha recibido la notificación correspondiente pero eso no sería impedimento puesto que el plazo estipulado es de 48 horas.

Entre los posibles motivos del cierre podría estar la decisión del Senado de aprobar la enmienda presentada por el PP en la Ley de Medidas Fiscales para la Sostenibilidad Energética. Dicha modificación aumentaría los impuestos a esta energía y que puede traducirse en la pérdida de 150 millones de euros en un plazo de seis meses. Además, la central nuclear de Garoña tiene un reactor gemelo a uno de los usados en Fukushima y, al parecer, las obras de actualización del sistema de seguridad podría costar unos 100 millones de euros.

Garoña es la central más antigua y pequeña de las ocho que existen en España y su producción representa alrededor de un 1,3% de la energía eléctrica que genera el país. La central está situada en el Valle de Tobalina y da empleo directo a unas 7oo personas, que, probablemente, pasen a engrosar las filas del paro muy pronto. Al parecer, el cierre de la central está previsto para el próximo 6 de julio, después de que la empresa propietaria no solicitase en plazo el pasado mes de septiembre la prórroga correspondiente para otros próximos 10 años.

Por su parte, desde Nuclenor, se pide cerrar la central este mismo mes para evitar el impuesto que entrará en vigor en enero, y por el cual la central tendría que abonar por extraer combustible gastado del reactor. Si la normativa se aprueba con la inmienda introducida por el Partido Popular, la planta burgalesa debería abonar 2.190 euros por cada kilo de material pesado contenido en el combustible nuclear gastado que se extraiga del reactor para su trasvase a la piscina.

De este modo, pese a que Garoña cuenta con licencia activa hasta el próximo 6 de julio de 2013, la dirección de Garoña ha empezado a planificar un posible cierre a mediados de diciembre. Y es que los directivos de la central analizaron las posibles consecuencias de esta norma y aseguraron que «hace inviable económicamente a la central».

Fuente / El País

Foto / Manel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...