En la construcción ya hay más parados que empleados

El sector de la construcción ha logrado por primera vez desde el inicio de la crisis que su número de desempleados supere al de asalariados. Los datos, facilitados por Fecoma CCOO, indican que actualmente hay un total de 801.291 afiliados a la Seguridad Social que trabajan en el sector de la construcción. El número de desempleados, en cambio, ha alcanzado en marzo los 810.375

Los trabajadores de la construcción que conservan su empleo pueden considerarse afortunados

La crisis en España ha llevado el boom inmobiliario por primer apellido. Así que no, no es nueva noticia que sea uno de los sectores más afectados por el desempleo. Que abunden las urbanizaciones a medio construir, o que una vez finalizadas no han logrado vender más que tres o cuatro pisos y parecen hoy ciudades fantasma. Lo que sí sorprende es el punto al que hemos llegado. Según informaba hace un par de días Europa Press, el sector de la construcción ha logrado por primera vez desde el inicio de la crisis que su número de desempleados supere al de asalariados. Un dudoso honor.

Los datos, facilitados por Fecoma CCOO, indican que actualmente hay un total de 801.291 afiliados a la Seguridad Social que trabajan en el sector de la construcción. El número de desempleados, en cambio, ha alcanzado en marzo los 810.375, según cifras de la Tesorería General de la Seguridad Scial y el Ministerio de Empleo. Por si eso fuera poco, el sector ha detectado la caída interanual más alta de entre todos los sectores productivos al perder 213.146 afiliados, o lo que es lo mismo, un 21% del sector.

Fuentes sindicales aseguran que harán todo lo posible para que esta situación se corrija, «porque hoy la construcción ya no es un motor económico en el país y, con las perspectivas que se atisban, en el plazo de uno o dos años puede desaparecer». Y es que el Gobierno, según Fecoma CCOO, no solo no ha entendido «el carácter estratégico del sector para la reactivación de la economía», sino que «ha elaborado unos PGE con brutales recortes en infraestructuras (-22,1%)  y vivienda (-31,7%)».

Con este panorama por bandera, todo lo que se publica sobre el sector en nuestro país son malas noticias. Así leíamos en los últimos días, por ejemplo, que la aportación de la construcción al PIB del País Vasco ha descendido del 13% en 2005 al 7% en 2011. Que las licencias de nueva construcción en la provincia de León han caído de las 90 a las 19 anuales desde el 2007. Que en la provincia de Málaga, una de las más beneficiadas en su día por la bonanza inmobiliaria, solo se han visado 163 viviendas en lo que llevamos de años. Una cifra que representa un descenso del 26% sobre los datos del tercer trimestre de 2011, ya de por sí poco esperanzadores. Municipios como Marbella, antaño protagonistas del boom, se encuentran hoy superados por otras localidades de la provincia.

Parece que la única esperanza para los trabajadores del sector son las populares ‘chapucillas’. En León, por ejemplo, los permisos para intervenciones menores, como reformas y rehabilitaciones, han experimentado un ligero repunte. Y aunque aún es pronto para hablar de ‘salvavidas’, quizás sea la única salida para quienes quieran trabajar en el sector de la construcción.

Foto: Daquella manera en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...