Menos del 2% de jóvenes españoles estudian fuera del país

En épocas donde la movilidad parece ser la punta del ovillo, los jóvenes españoles no se animan a emigrar, no saben cómo o no cuentan con el dinero necesario.

En tanto que la crisis española y el desempleo, que si bien lleva tres meses en baja, todavía es notorio y mantiene a gran parte de la población sin trabajo, la necesidad de trascender los límites nacionales por formación o empleo se hace evidente. Sin embargo, el perfil de los emigrantes españoles no incluye a quienes más lo necesitan.

Y es que así como hemos destacado que el desempleo español es más notorio en el colectivo de jóvenes -profesionales y no profesionales- y que al tiempo que los inmigrantes en España descienden, se acrecientan los emigrantes que dejan el país para dirigirse a otros destinos de la UE o de Latinoamérica para emplearse, son pocos los jóvenes españoles que salen del país para estudiar.

Tan pocos son que el índice que los representa lleva un sólo dígito y se sitúa en 1,7%; es decir que 17 de cada 1000 jóvenes logra superar la dificultad de financiamiento o el miedo que provoca dejar el país para estudiar o perfeccionarse.

Los datos revelados surgen de la campaña ‘Juventud, Empleo y Formación en la UE’ que las instituciones europeas en España han llevado a cabo entre abril y junio en varias ciudades y en las redes sociales para brindar información sobre diversas opciones de formación y experiencia profesional en el seno de la UE.

Fruto de esta campaña que involucró a 3.500 jóvenes, la información recogida fue transmitida por el director de la Representación de la Comisión Europea en España, Francisco Fonseca, y el vocal asesor de la Secretaría de Estado para la UE, Asís Moreno y la principal conclusión a la que se pudo llegar es que «España es uno de los países de la UE con menor porcentaje de movilidad juvenil», ya que sólo 17 de cada 1.000 estudiantes se plantean emigrar para buscar nuevas experiencias fuera del país.

De los jóvenes que participaron de la campaña se logró determinar que el 85% de los jóvenes no han salido nunca del país para estudiar y sólo el 6,9% lo han hecho para trabajar. Las razones por las que estos jóvenes no salen es, principalmente, por la falta de financiación, por el desconocimiento de idiomas, por las excesivas trabas burocráticas y por el «miedo» de dejar España.

La cifra es todavía más llamativa si se tiene en cuenta que el 72% de los encuestados reconoce que es más fácil encontrar trabajo en otro país que en España. Además, el 80% de los encuestados se siente europeo, en tanto el 18% se siente más europeo que español, según datos de Eurostat.

Los jóvenes que han participado de la campaña coinciden en apuntar que los principales obstáculos a la hora de tomar la decisión de salir a formarse o adquirir experiencia profesional es la escasez de becas.

Sin embargo, el 94% de los encuestados asegura no haber usado nunca los programas formativos de la UE por no saber que existían o cómo usarlos o por la complejidad de los requisitos. Otra dificultad referida en este aspecto es la dificultad de realizar los trámites necesarios, como el de convalidación de títulos de idioma o universitarios.

Pero existe otra razón de gran peso a la hora de tomar la decisión de emigrar y es que entre los jóvenes no hay suficiente nivel de conocimiento de idiomas. Los encuestados han reclamado del Ejecutivo comunitario una «mejora en el sistema educativo español para igualar el nivel al de otros países europeos» así como «cursos intensivos a precios económicos».

Pero si acaso los objetivos anteriores pudieran ser sobrepuestos, el miedo que surge por la falta de información y por el temor mismo de sufrir discriminación o no poder aclimatarse a situaciones nuevas y desconocidas son, sin dudas, un importante obstáculo difícil de vencer para los jóvenes. Sin embargo, son los mismo jóvenes quienes reconocen que en la sociedad española existe un «excesivo proteccionismo y dependencia familiar» que no facilita la tarea de volverse más adaptable.

Pero además de recabar datos de vital importancia como los antes expuestos, la campaña europea ha servido ya que «el 90% de los participantes aseguran haber cambiado su percepción de la movilidad europea una vez han recibido información detallada sobre los programas que existen», tanto para estudiar fuera como para hacer prácticas, conseguir experiencia de emprendimiento o conseguir un trabajo, aseguró Asís Moreno.

Muchos de los jóvenes encuestados coincidieron en señalar que las oportunidades profesionales fuera de España suelen centrarse en torno a la ciencia y la tecnología y que otras profesiones tienen una oferta muy escasa.

Respecto de la campaña en las redes sociales, el lema de la misma ha sido «No me paro» y ha provocado más de 400 aportaciones enviadas de forma telemática, 1.200 seguidores en Facebook y más de 11.800 reproducciones de los vídeos colgados en el portal de YouTube.

Para el director de la Representación de la CE en España el alto índice del paro juvenil que se registra en España «no es imputable a la juventud española, que está más preparada que nunca y a la cabeza de participación en los programas de intercambio, con un 12% frente al 8% europeo. Así que es importante que el Gobierno y las instituciones europeas entiendan porqué», ha señalado, poniendo así en valor la campaña y sus resultados.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...