Mejor reutilización que ‘mochila digital’

Elena Alfaro, la madre que impulsó la campaña para reciclar los libros de texto y ha articulado una recogida de firmas para pedir su gratuidad, ha rechazado la implantación de la ?mochila digital? anunciada por Educación. Alfaro ha hecho hincapié en que no queda claro quién se encargará de pagar las ?tablets? para los escolares, el software o el reacondicionamiento de los centros.

mochila digital

La madre que impulsó la campaña para reciclar los manuales escolares, Elena Alfaro, ha conseguido un que más de 300.000 personas firmen para pedir la gratuidad de los manuales escolares. Asimismo, Alfaro se ha mostrado contraria al programa de «mochila digital» en el que se sustituirían los libros por otros en formato digital, tal como explicó el pasado martes el Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.

La entrada de estas nuevas tecnologías en las aulas españolas es vista con recelo por Alfaro, la madre responsable de una recogida de firmas para exigir la gratuidad de los libros de texto. En su opinión la implantación de la «mochila digital» no queda clara ya que no han proporcionado datos sobre su aplicación y esto puede suponer «un cambio de negocio pero no de filosofía», ya que Alfaro ha articulado una campaña para crear un banco de libros para los estudiantes.

El ministro Wert defendió que con el cambio de formato de papel a digital, las familias conseguirían un ahorro del 75% en materia de libros escolares, reduciendo el presupuesto hasta los 50 euros por niño y curso. Este punto es visto con escepticismo por Alfaro, quien pone en duda que pueda llegar a darse tal ahorro y que, además, no se especifican otros gastos derivados como quienes comprarán las «tablets», el precio de los programas y el software, el seguro de los dispositivos o los cambios en las infraestructuras de los centros.

Así pues, adoptar el formato digital en la enseñanza requiere una reconversión de las infraestructuras de los colegios e institutos, y una serie de gastos derivados del uso de estos dispositivos que el ministro no especificó si correrían a cargo de los centros o las familias. Al respecto, Alfaro ha recordado que los diputados han roto o perdido sus dispositivos en pocos meses desde su implantación y que es lógico suponer que los pequeños también les puede pasar lo mismo. «Me da la impresión de que es una trampa», ha asegurado.

Alfaro ha defendido el ahorro que supone la reutilización de los manuales escolares frente a los libros en formato electrónico. Para ello, ha argumentado que en el «experimento» llevado a cabo en la Comunidad Valenciana ha mostrado que adquirir los libros digitales con licencias únicas pueden parecer más «baratos en un primer momento», pero estos sólo permiten tener a un único propietario así que a la larga terminan resultando más caros que un manual de papel, ya que puede pasar de un alumno a otro durante años todo y el desembolso inicial que suponen.

Por último, esta madre ha calificado como «alucinante» que se pueda llevar a cabo la transición del libro de papel al digital para abril del presente curso ya que «estas cosas no se hacen de un día a otro y deben llevar tiempo planeándolo en secreto con los sectores interesados». También ha señalado que este proyecto requiere una fuerte inversión y que, en caso de no tener el presupuesto adecuado, están «engañando a la gente».

Foto: Viking Photography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...