Las ventas de libros caen un 50% en Andalucía

La Federación Andaluza de Libreros (FAL) ha anunciado que su sector ha registrado un descenso de las ventas del 50% respecto al curso anterior. La crisis económica ha motivado que las familias busquen vías alternativas a la compra, como el intercambio de libros o la compraventa de los manuales de segunda mano que se realizan entre padres o desde los propios centros.

La Federación Andaluza de Libreros (FAL) ha anunciado una caída en lo que respecta a la facturación de libros de texto en esta comunidad de hasta el 50%, unos datos que confirman las «malas» perspectivas de venta de manuales escolares para el curso 2013-2014. La principal causa de este descenso en las ventas es achacada directamente a la crisis económica, la no renovación de los currículos y el intrusismo profesional.

El presidente de la organización de libreros andaluces, Juan Manuel Cruz, ha explicado que se ha producido un descenso del 50% en la venta de manuales escolares ya que en el curso anterior recaudaron 80 millones de euros, mientras que en el ejercicio 2013-2014 sólo llevan 40 millones. Cruz ha señalado la situación de crisis económica que viven muchas familias como una de las principales causas que han motivado que los padres busquen vías alternativas a la compra de manuales escolares en librerías.

Al respecto, el líder de FAL ha explicado que la decisión de muchos centros de no renovar los libros por los currículos educativos derivados de la nueva reforma también ha contribuido a este descenso de ventas, pues muchas familias no pueden costear los libros. Asimismo Cruz denuncia el «intrusismo» mediante el cual se procede a la venta directa de los manuales escolares por parte de asociaciones de padres y madres de alumnos o por parte de los propios centros escolares, constituyéndose una vía más económica.

Al respecto, el presidente de la organización de libreros andaluces ha destacado este curso «sólo se renuevan los materiales de primero y segundo de Primaria, que son fungibles, y a partir de ahí, a esperar», pero no es suficiente según el gremio de libreros ni tampoco comprable a las cifras de facturación de otros años. Cruz ha lamentado esta «situación impuesta y que no depende de nosotros», de la que además la administración «mira para otro lado» desde hace años.

Una de las fórmulas que han empleado muchas familias es la del comercio directo de material en centros de educación infantil o el de segunda mano en Bachillerato y Ciclos Formativos. Sobre este punto, el presidente de FAL se ha mostrado contrario a todo aquello que suponga «perder mercado en las librerías, negocios que están en su derecho de desempeñar su labor y que también pagan sus impuestos». No obstante, ha reconocido que «comprende» este fenómeno por el contexto de crisis, aunque «no podemos, lógicamente, valorarlo de manera positiva».

Foto: xornalcerto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...