El empleo se destruye en España

Recientemente hacíamos mención a un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) respecto de la realidad económica y, especialmente, de la laboral en nuestro país, en comparación con otros estados miembros de la OCDE y hoy toca dar repaso a otras importantes cifras que desde este organismo se dejaron conocer.

Y es que fruto del análisis de la OCDE respecto del mercado de trabajo en los 33 países que conforman la OCDE, se pudo conocer que el 25% de la destrucción de empleo que se registra en su seno se geolocaliza en España.

Así, nuestro país se erige como el país miembro de la OCDE con mayor índice de destrucción de empleo aunque los primeros puestos de la tristemente célebre estadística son compartidos con Grecia; nación con la cual se comparan por ser las que registran el más elevado índice de desempleo juvenil, con cifras que superan el 50%.

En el caso de España, desde la OCDE señalan que si esta nación quisiera volcar sus esfuerzos a recuperar el nivel de paro del último trimestre de 2007 España debería crear hoy 2.875.000 puestos de trabajo. Algo, a todas luces, difícil de conseguir durante lo que queda del 2012.


Pero más allá de hacer cálculos sobre lo que debiera ser para significar una recuperación de la economía y el empleo, lo cierto es que desde que comenzó la crisis en España se ha destruido una cuarta parte del total de los 33 países que conforman la OCDE y que, en este sentido, España apenas es superada por los Estados Unidos.

Para la OCDE, la tasa de paro española en julio era la más elevada del conocido como el «Club de los países desarrollados» cuando la misma se situó en el 24,3%.

Entre tanto, la tasa de desempleo promedio de los países miembros del «Club de los países desarrollados» se situó en torno del 7,9% aunque la cifra no incluye en el promedio la tasa de desempleo de Grecia que al momento de consolidarse el índice no había presentado el informe, siendo el último dato disponible el registrado en el mes de mayo cuando el desempleo en Grecia era del 22,9%.

Pero el mes de julio no tuvo sólo a España y Grecia sobre el tapete de los países con mayores índices de desempleo y que merecían una mirada preocupada respecto de la evolución de este flagelo. También Irlanda (15,4%) y Portugal (15,3%), empiezan a ser tenidos en cuenta dentro de la zona de preocupación en que se se encuentran los países que han pedido rescate dentro de la zona del euro.

Pero una cosa es hablar del índice de paro general, que preocupa y mucho de manera especial en España y Grecia, Irlanda, Italia y Portugal, pero otra muy distinta y verdaderamente alarmante es hablar del desempleo juvenil en donde Grecia y España siguen siendo los líderes aunque sin ningún mérito que merezca ser aplaudido o emulado.

En el mes de mayo Grecia registraba un índice de paro juvenil del 53,8% de la población activa, por delante de la tasa de España en julio (52%), de Eslovaquia (37,8%) y de Portugal (36,4%).

Pero, paradójicamente, el gasto en políticas activas de empleo por parado bajó un 57% entre 2007 y 2010 en España.

Hablando de otros países miembros de la OCDE que son ejemplares de políticas de empleo, Chile había creado en idéntico período un total de 831.000 empleos -entre el cuarto trimestre de 2007 y el primero de 2012-, lo que supuso una mejora de 10,9 puntos respecto al nivel de paro de origen.

Lejos del continente latinoamericano, otro ejemplo más cercano a la UE está representado por Turquía que fue el país que más puestos de trabajo generó en ese periodo, en concreto 2.240.000 (9,1 puntos), seguido de Alemania con 1.845.000 empleos (4,6 puntos).

Pero el hecho de que el desempleo trepe hasta cifras impensadas no sólo tiene las consecuencias económicas y sociales que ya todos conocemos o imaginamos sino que, además, el gasto en políticas activas de empleo por parado en España bajó de 5.538 dólares en 2007 a 2.384 en 2010, un descenso del 56,9%, el más importante en porcentaje de la OCDE seguido de Irlanda (-52,81%), Nueva Zelanda (-47,20) y Estados Unidos (-46%). Y eso pese a que las partidas para políticas activas aumentaron en datos absolutos del 0,80% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2007 al 0,89% en 2010, al mismo nivel en esa última fecha que la media de la zona euro, pero muy por encima del 0,43% de la OCDE.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...