Fomentar la igualdad en las profesionales tecnológicas para reducir el 75% de brecha en España

La brecha en las carreras STEM es enorme, ya que se apuntan hombres en su gran mayoría. Para acabar con la brecha, se ha preparado una ley de educación que acabe con la desigualdad en las aulas, que empodere a las niñas con referentes femeninos para incentivarlas a estudiar ciencias y que enseñe la igualdad desde jóvenes

Igualdad profesiones tecnológicas

Según la UNESCO, hay solamente un 28% de científicas con respecto a los hombres. Por otro lado, los números indican que menos del 30% de las matriculaciones para las carreras STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) son mujeres. Es más, en España es aún más desigual, con solamente el 13% de las mujeres dedicándose a este tipo de carrera.

Todo esto afecta a la brecha de género, la cual se va incrementando a medida que avanzan los niveles de educación, incluyendo las maestrías y los doctorados. Allí la brecha llega hasta el 40%, manifestando así la desigualdad existente. Eso sí, existe una forma de acabar con la mayoría de esta brecha.

¿Cómo fomentar la igualdad en las profesionales tecnológicas?

Explicar la desigualdad en las profesiones tecnológicas es sencilla. Todo comienza desde la escuela, donde no se fomenta la igualdad de género. De hecho, la educación de las niñas está enfocada en alejarlas del mundo de las ciencias puras, incentivándolas hacia otras profesiones asociadas tradicionalmente con su género.

De hecho, todo esto ocurre en parte porque hay pocos referentes femeninos en los libros de texto. Eso hace que las niñas entiendan que son menos inteligentes y capaces, alejándose así de las carreras STEM.

Todo eso pasa por formar a los profesores y por cambiar los espacios de las escuelas. Se trata de cambiar los estereotipos sexistas desde los primeros años, fomentando valores de igualdad de género real y ayudando a las niñas a interesarse por las ciencias y a los niños a respetar y valorar este interés.

Fomentando la igualdad real

Romper con la desigualdad no solamente sirve para equilibrar la brecha de género en carreras de ciencias. También enseña a que todos tengan los mismos derechos y oportunidades laborales. Todo eso puede ayudar a que cambien actitudes machistas y a prevenir la violencia de género, fomentando la igualdad entre hombres y mujeres.

Todo eso lleva a una sociedad sin roles de género, con una visión común y condiciones igualitarias. Además, se enseñan valores como la empatía y la solidaridad y a no tener estereotipos de géneros.

Por desgracia, aún queda un largo camino por recorrer, especialmente en cuanto a cómo se perciben los géneros el uno al otro. Aunque las chicas se autoperciban como trabajadoras, inteligentes e independientes, los chicos las siguen viendo como tiernas, sensibles y preocupadas por la imagen.

En el otro lado, ocurre lo mismo, ya que ellos también se auto perciben como independientes, trabajadores e inteligentes, pero ellas les perciben como emprendedores, dinámicos y superficiales. Eso demuestra que, aunque ambos sexos se auto perciban de la misma forma, se perciben diferentes el uno al otro, probablemente debido a los roles de género clásicos.

La nueva ley de educación LOMLOE

Para acabar con este problema, se ha lanzado la nueva ley de educación LOMLOE. Esta ley busca la igualdad entre hombres y mujeres, impulsando la coeducación en todas las etapas. Eso incluye una nueva materia específica sobre los valores éticos y cívicos, además de la equidad. Todo esto se mantendrá durante toda la secundaria, iniciándose en primaria.

Este proyecto buscará eliminar la violencia de género, además de respetar todas las sexualidades, culturas, identidades y la diversidad en general. Además, se buscará la participación activa de los alumnos, para que la ley se convierta en una realidad.

Otros cambios para conseguir la igualdad

A pesar de los esfuerzos de la ley de educación, hay que hacer muchas más cosas para promocionar estos valores. Por ejemplo, eso incluye criticar a los medios de comunicación si no promueven la igualdad de género y aplicar valores de igualdad en todas las asignaturas, no solamente en una sola. Es más, también se habla de cambiar los libros de texto e incluir más presencia femenina.

Para ello, hay que analizar los espacios donde estudian los más pequeños y buscar más referentes femeninos. Eso incluye organizar el espacio de forma igualitario, incluyendo también actividades que les gusten a las niñas y no solo a los niños.

Todos estos cambios no solo traerán igualdad en las carreras STEM, sino en la vida en general. Cambiando el modelo de masculinidad y empoderando a la mujer, se conseguirá un sistema donde niños y niñas tengan las mismas oportunidades, acabando con la violencia machista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...