Trabajo basura, la rutina convertida en infierno

Ojalá el concepto de ‘trabajo basura’ estuviera relacionado con oficios como el de chatarrero o barrendero, más rentables de lo que uno pudiera imaginar. Pero resulta que no hace referencia al objeto de trabajo sino a las condiciones o al tipo de trabajo, de tal modo que lo que queremos indicar es que nuestra ocupación es una porquería. En este artículo repasamos los tipos de ‘trabajo basura’ y el lugar donde la gente se desahoga sobre ellos: internet.

Ojalá el concepto de ‘trabajo basura’ estuviera relacionado con oficios como el de chatarrero o barrendero, más rentables de lo que uno pudiera imaginar. Pero resulta que no hace referencia al objeto de trabajo sino a las condiciones o al tipo de trabajo, de tal modo que lo que queremos indicar es que nuestra ocupación es una porquería. Y lo puede ser por muchos motivos. Por ser un trabajo monótono o poco gratificante, por estar mal remunerado o por ambas cosas a la vez. Por generar estrés en exceso, tener un horario inhumano, o ser peligroso para nuestra salud. Por desarrollarse en un lugar inapropiado para la tarea, por obligarte a aguantar a compañeros insoportables o por hacerte sufrir a un jefe explotador, acosador, altivo o un poco de todo ello, al más puro estilo David Brent (Ricky Gervais) en la brillante The Office.

Cuando la angustia consume, los trabajadores deciden compartirla en la red

De ‘trabajos basura’ hay tantos como personas y perfiles de empleados en el mundo. E incluso lo que para nosotros es un trabajo basura puede ser el trabajo de sus sueños para quien ocupa la silla de al lado en la oficina. Y es que, además de negativo, el concepto de trabajo basura también es relativo y subjetivo. Sin embargo, hay casos en los que apenas existe discrepancia o lugar a dudas, y para todos ellos la red se ha convertido en una gran aliada.


En los últimos años han proliferado algunas webs, como trabajobasura o empresuchas, en las que los usuarios pueden despacharse a gusto con las empresas de sus pesadillas. No obstante, cualquier foro de internet ha acabado siendo el vertedero ideal para que quienes están insatisfechos con su lugar de trabajo acaben compartiendo sus agonías. Y es que sobre todo en el caso de empresas de un cierto tamaño, pronto se han unido a los hilos de debate otros empleados insatisfechos que han compartido sus malas experiencias, generando así un espiral muy útil para los navegantes y muy perjudicial (o perjudicial a secas) para las empresas.

Y es que mientras futuros trabajadores y consumidores encuentran en este consejo una referencia sobre lo que presuntamente se cuece en algunas empresas, éstas observan impotentes cómo crece la mancha en su imagen gracias al poder de la libertad de expresión en la red. ¿Estrategias para evitarlo? Desde exigir el cierre de páginas hasta capear el temporal a través de comentarios positivos y presuntamente anónimos en los mismos espacios en los que otros usuarios han dejado sus críticas. Una alternativa, por cierto, que en ocasiones de obvia resulta ridícula. Mientras tanto, quienes albergan todos estos comentarios en sus webs se ven obligados a curarse en salud, y todas ellas insisten en desvincularse de las opiniones vertidas por sus usuarios. Porque por lo general, las empresas más criticadas también son de las más poderosas, y hay enemigos con los que cualquier posible enfrentamiento es sinónimo de derrota.

Dicho todo esto, es fácil imaginar qué tipo de empresas se llevan la peor parte de las consecuencias del trabajo basura. Entre ellas destacan las de telecomunicaciones, que sufren por un lado las críticas de sus trabajadores y, por el otro, las de los clientes insatisfechos con sus servicios. Sea como sea, pocas veces las condiciones laborales cambian. La única escapatoria de un trabajo basura es, desgraciadamente, por la puerta.

Foto: (190/365) ARGH! por Sarah G… en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...