Qué no hacer en LinkedIn

Si queremos utilizar bien LinkedIn debemos empezar con una buena foto y un buen titular; además de evitar el uso de las fórmulas artificiales que nos da o mandar e-mails masivos.

Después de ver que no hay que poner en el currículum o como no comportarnos en una entrevista de trabajo, en este post vamos a ver algunos consejos para que LinkedIn no se convierta en un lastre a la hora de encontrar trabajo:

  • Usar LinkedIn como currículum: antes de empezar a utilizar LinkedIn hay que saber que no es un currículum online, sino una web personal donde contar nuestra historia profesional, lo que nos gusta o cómo ayudar a crecer a la empresa que nos quiera contratar.
  • Censurar nuestra información personal: debemos rellenar del todo nuestros datos en el apartado «contacto» y procurar que todos los links a artículos o vídeos estén bien enlazados. Debe ser fácil contactar con nosotros, por lo que deberán verse bien los datos de contacto (e-mail, dirección, usuario en Twitter, etc.).
  • El rastro: visitar otros perfiles deja rastro, lo que puede provocarnos problemas o empezar alguna negociación con las cartas marcadas -y sin saberlo-. Por eso, hay que cambiar las condiciones de privacidad a anonimato y después volver al estado original.
  • La foto: es la primera impresión que se llevarán de nosotros, así que nada de fotos de las últimas vacaciones o de cualquier sábado por la noche. Debe ser un primer o medio plano de alta calidad, con fondo neutro, mirando al frente o ligeramente inclinados a la izquierda.
  • El titular: debe ser atractivo para el lector, ir más allá del cargo y decirles a los reclutadores que los consulten quién somos y por qué deberían contratarnos, no limitarnos a escribir «analista financiero».
  • No utilizar fotos o vídeos: en plena era tecnológica podemos aprovechar las posibilidades que tenemos para grabar un pequeño vídeo currículum, una biografía o una muestra de nuestro trabajo para distinguirnos frente a otros candidatos.
  • Utilizar las fórmulas prefabricadas: al añadir un nuevo contacto, crearemos mejor impresión si redactamos nuestra invitación que si utilizamos el «me gustaría añadirte a mi red profesional» que aparece por defecto. Esto también será un punto que nos ayudará a diferenciarnos del resto.257
  • Mandar correos de fórmula masiva: el uso de e-mails masivos solo provocan molestia a nuestros contactos, por lo que debemos evitar mandarlos por LinkedIn, ya que hay otros canales por los que hacerlo.
  • No llegar a 500 contactos: no es un error, sino un objetivo, lo que habla de nuestra veteranía en la red, creando cierto impacto psicológico en los visitantes a nuestro perfil. Queda claro que no es lo mismo un perfil con 500 contactos que uno con sus 50 compañeros de promoción.
  • Prescindir de las etiquetas: no utilizarlas es una práctica muy habitual, pero el uso de etiquetas nos permite tener nuestros contactos mucho mejor ordenados. Esto es muy útil, por ejemplo, si hemos alcanzado los 500 contactos; aunque debemos hacerlo desde el principio.

Via: Inversión & Finanzas

Foto: markbult

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...