Vacaciones para autónomos

El trabajador por cuenta propia paga por su diversión en dos ocasiones: el costo del tiempo libre, y la pérdida de los ingresos de no trabajar cuando se las toma.

Descanso, receso, vacaciones: son tuyas, tómalas.

La época en que si te paseabas por la playa -o una feria cualquiera un domingo- hablando por el móvil de negocios con-quien-sabe-qué-cliente e ignorando a tu hijo que te pide un helado, eras admirado por una multitud de transeúntes ha quedado atrás. Seas gran empresario, pequeño emprendedor, trabajador independiente o contratado freelance, el «reciclaje» del tiempo de descanso ya no es bien visto socialmente y hasta se ha comprobado que daña la salud.

Quizás tengas pensado no tomar vacaciones este año o creas que «no te las puedes permitir» porque tu empresa es incipiente o tu servicio es imprescindible por estos días. Ciertamente, decidir que te mereces / debes tomar unas vacaciones aun siendo autónomo y sin que ninguna Ley o contrato de trabajo te obligue a un «tiempo fuera», no es algo simple.

Hay muchos autónomos y tienden a llamarse a sí mismos «jefe». ¿La desventaja? Cada año, alrededor de las fiestas, los empresarios aprenden que es difícil tomar incluso una o dos semanas fuera, y mucho menos una ausencia más prolongada, como una licencia de maternidad o un año sabático.

Mientras que las empresas exhiben las vacaciones pagadas como un beneficio, James Sutton, un psicólogo por cuenta propia en Pleasanton, Texas dice, «el trabajador por cuenta propia paga por su diversión en dos ocasiones: el costo del tiempo libre, y la pérdida de los ingresos de no trabajar cuando se las toma».


Es tentador mantenerse trabajando para evitar esa doble pérdida, pero eso es contraproducente para la salud y, por ende, para tu trabajo; por ello aquí tienes algunas estrategias para tomarte tiempo libre como autónomo, independiente, freelancer o emprendedor.

  • Observa tu ciclo económico y escoge el momento del año en que generas los menores ingresos para tomarte un descanso y no perjudicar en exceso tu actividad. Planea con anticipación. Si dispones de varios meses de antelación, podrás ir preparando a tus clientes y ocupaciones para tu ausencia.
  • Obtén ayuda. Así cómo muchos profesionales «indispensables» en sus puestos tienen reemplazos que los cubren temporalmente tú puedes entrenar a una persona para que responda tus correos o realice estas actividades que no pueden cortarse durante tus vacaciones.
  • Considera la posibilidad de descansos cortos, más frecuentes. Si no encuentras momento en todo el año para tomarte dos semanas de vacaciones, varios fines de semana largos pueden ayudar a relajarte.
  • Horario corto para «descanso» en tus vacaciones. Si detectas que durante un período bastante prolongado del año (normalmente coincide con la época en que el resto de las personas se toman vacaciones y esto coincide con los recesos escolares) tu trabajo disminuye notablemente, aprovecha para reducir los horarios de tu jornada laboral y volver dos o tres horas antes a casa y leer un libro o disfrutar de la familia.

Fotografía: Public Domain Photos en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...