Problemas en el aprendizaje

Jokin Sukunsa

Dentro del concepto de trastornos del aprendizaje, se engloban gran variedad de problemáticas que provienes de muy diversas causas. Esta definición debería estar encuadrada dentro de los parámetros que se establecen como normales dentro del nivel de aprendizaje, es decir, hay que descartar algún tipo de enfermedad o discapacidad que imposibilite el correcto aprendizaje por parte de cualquier persona, como por ejemplo: autismo, síndrome de Asperger, retraso mental o cualquier otro trastorno del desarrollo, que provoque problemas o algún tipo de limitación en el aprendizaje como la dislexia o problemas de conducta.

Las personas que presentan trastornos de aprendizaje también es frecuente que manifiesten trastornos en la comunicación o en las habilidades sociales. Los trastornos pueden ser tanto a nivel de lectura y escritura como de cálculo.Este trastorno suele diagnosticarse durante el primer período escolar y es durante esta primera etapa que las habilidades básicas de atención y motivación se constituyen como los pilares primordiales para el aprendizaje de todos los conceptos, temas y materias. Por esta razón de es de suma importancia realizar un diagnostico precoz, para que “un especialista infantil pueda hacer la valoración del problema desde varias perspectivas:desde el nivel madurativo del niño (su lateralidad, su psicomotricidad general, la organización de su esquema corporal,…)- desde su estado neurológico (valorar si es preciso realizar algún tipo de prueba neurológica).– desde su nivel de inteligencia y los factores que influyen en ésta.– desde la situación o nivel psicopedagógico (en las diferentes áreas y habilidades,…) – desde su personalidad (desde el punto de vista de los padres, así como de los profesores)”.Por lo menos estos son los puntos establecidos desde la página web: http://www.psicologoinfantil.com/

Dentro de los Trastornos específicos del desarrollo se puede determinar la Dislexia, que según los expertos se denomina como: “El término dislexia se emplea para designar un síndrome o conjunto de causas determinado, que se manifiesta como una dificultad para la distinción y memorización de letras o grupos de letras, falta de orden y ritmo en la colocación, mala estructuración de frases, etc.; que se hace patente tanto en la lectura como en la escritura”.Las personas que sufren este trastorno tienen una gran dificultad para diferenciar las letras o grupos de letras, así como también su orden y ritmo dentro de una palabra y/o frase. Debido a esta situación, muestran una gran dificultad para aprender correctamente a leer y presentan de esta forma un nivel de lectura significativamente inferior al esperado por la edad o el curso escolar.Según la página mencionada anteriormente, “básicamente, las causas giran alrededor de:- una mala lateralizacióndesorientación espacio-temporal problemas de percepciónalteraciones en su psicomotricidad (esquema corporal, equilibrio,…)- trastornos de tipo afectivo y, NO se deberá, a ningún defecto visual, auditivo o neurológico”.



Por lo general, la dislexia va de la mano con la disgrafía. Este trastorno del aprendizaje “es un trastorno funcional, es decir, que no está causado por una lesión cerebral o sensorial, ni por una deficiencia intelectual, y que afecta a la grafía, es decir a la forma o trazado, de las letras. Como señala Ajuriaguerra en su Manual de Psiquiatría Infantil: “Será disgráfico todo niño cuya escritura sea defectuosa, si no tiene ningún déficit neurológico o intelectual que lo justifique”. A esta Disgrafía también se le conoce por Disgrafía Primaria, Disgrafía Evolutiva y Disgrafía Funcional”.

Es muy importante detectar dicho trastorno precozmentee intervenir a través de un psicólogo infantil, intensificando de forma individual dicho aprendizaje, con la finalidad de intervenir de la forma más adecuada y rápida posible, para que no se siga complicando el aprendizaje escolar.

Dentro de la disgrafía, que es un trastorno especifico de la escritura, los problemas más comunes son: – inversión de sílabas- omisión de letras- escribir letras en espejo- escritura continuada o con separaciones incorrectasOtro trastorno del aprendizaje es la discalculia, que es un trastorno específico del cálculo aritmético. Suele aparecer asociado a la dislexia, la disgrafía y a trastornos de la atención”.Según los expertos, “Los problemas más frecuentes que se suelen observar son:- confundir los números- invertirlos- escribir los números en espejo- y los problemas derivados de todo esto”.El aprendizaje también puede ser perturbado por razones relacionadas con problemas psicomotrices, hiperactividad o pedagógicos.Cualquier retraso en algún área psicomotriz puede repercutir negativamente en el resultado de los aprendizajes escolares. Dentro de la página www.espaciolopedagogico.com se puede leer que “los trastornos psicomotrices tienen incidencia en el trazado de los grafemas y en la coordinación de los movimientos sucesivos que exige la escritura”.Estos trastornos también evidencian dificultades para el reconocimiento y la discriminación de la forma y el sonido de la letra y sus proyecciones en el tiempo y en el espacio.La hiperactividad “es un trastorno de causa poco clara, probablemente con la intervención de factores genéticos y ambientales, en el que existe una alteración a nivel del sistema nervioso central, manifestándose mediante un aumento de la actividad, impulsividad y falta de atención, y asociándose con frecuencia otras alteraciones”.Además, la página oficial de este trastorno de hiperactividad señala que “el factor genético está demostrado, puesto que el TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad) es 5-7 veces más frecuente en hermanos y 11-18 veces más frecuente en hermanos gemelos. Se han descrito varios genes posiblemente implicados. El TDAH es una de las causas más frecuentes de fracaso escolar y de problemas sociales en la edad infantil”.Es un trastorno más común en niños que en niñas y se detecta recién en la edad escolar, aunque se tengan sospechas de su presencia antes de los cuatro años.“Los síntomas que aparecen con claridad son:- movimientos de manos, pies,…frecuentes, que denotan inquietud.dificultad por permanecer sentado, así como por esperar turno.- dificultad por mantener la atención centrada en actividades, bien sean o no de juego- se distrae con facilidad ante cualquier estímulo- responde precipitadamente, suele hablar en exceso, interrumpe actividades de otros, no escucha lo que se le dice.– muestra dificultad en seguir las instrucciones que se le dan (pero no porque no las comprenda ni porque no quiera seguirlas)- cambia con facilidad y frecuencia de actividad, sin acabar ninguna- suele perder objetos necesarios para la realización de las tareas- suele realizar actividades físicas peligrosas– sus trabajos escolares son descuidados y generalmente inacabados, pues trabaja de forma impulsiva y desorganizada”.Son los puntos establecidos dentro de www.psicologoinfantil.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...