Primer empleo: la autoevaluación es el primer paso

Dentro del área en la que hemos decidido formarnos, generalmente existen diversas posibilidades en donde trabajar, nosotros debemos evaluar cuál es la que más se adapta a nosotros, teniendo en cuenta nuestra forma de ser, nuestras capacidades y actitudes.

Primer Empleo

Primer Empleo

El momento de salir a buscar el primer empleo puede venir acompañado de muchos sentimientos: entusiasmo, miedos, ansiedad, y según como nos vaya, alegría o desilusión. Lo cierto es que para ir en busca de nuestra primera oportunidad laboral es necesario estar preparados. No solamente desde el punto de vista académico, que por supuesto es fundamental, también desde el punto de vista personal y nuestra propia autoevaluación.

Dentro del área en la que hemos decidido formarnos, generalmente existen diversas posibilidades en donde trabajar, nosotros debemos evaluar cuál es la que más se adapta a nosotros, teniendo en cuenta nuestra forma de ser, nuestras capacidades y actitudes.

Por eso, para llegar preparados a dicho momento y para que, llegado el caso, podamos realizar nuestro trabajo con éxito, a continuación les ofrezco algunas pautas a tener en cuenta para realizar nuestra autoevaluación.


Lo primero en lo que debemos pensar es: ¿Qué es lo que queremos hacer? y ¿En qué somos buenos? Para contestar estas preguntas podemos optar por elaborar una lista en la que aparezcan las cosas que queremos y nos gustan, las actividades que más disfrutamos, los ambientes y rutinas que preferimos, etc.

Por ejemplo: ¿Nos gusta estar frente a la PC, nos gusta investigar o nos gusta el contacto con la gente?; ¿Preferimos los ambientes calmados o con mayor actividad?; ¿Quisiéramos trabajar de día o de noche?

Luego podemos enlistar aquello para lo que somos buenos. Podemos comenzar colocando todos los diplomas, certificados, cursos, etc. que hayamos realizado.

El siguiente paso puede ser el de establecer las características que debería tener aquel empleo que preferiríamos. En este caso, una buena idea puede ser la de separar dichas características en tres columnas diferentes, bajo los siguientes títulos: Requisito, Preferido y Prescindible, siendo el primero para enlistar aquellas características que son fundamentales, el segundo para aquellas a las que podemos adaptarnos a pesar de no estar muy de acuerdo, y la tercera para aquellas que no nos afectan para nada.

Con la realización de estas listas podremos distinguir fácilmente lo que es fundamental y obligatorio al momento de buscar un trabajo, aquellos que preferiríamos, y aquello que nos gusta pero que no es importante. De esta forma, a la hora de buscar en las bolsas de empleo, con esta información, podremos filtrar bastante nuestra búsqueda.

Además, también podemos definir el tipo de empresa en la que nos gustaría trabajar. Es cierto que actualmente encontrar trabajo se ha transformado en una misión casi imposible y, por consiguiente, en algunos casos es muy difícil tener un abanico de empresas en las que elegir trabajar. Sin embargo, si realizamos una buena búsqueda, a veces sucede y para eso debemos estar preparados.

En ese caso, los puntos a evaluar en cada una de las  posibles empresas donde trabajar son:

  • Cultura empresarial
  • Compañeros con quienes vamos a trabajar
  • Si el puesto se adapta a nuestras necesidades personales y sobre todo la proyección profesional 
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...