Piensa siempre en tu futuro, tu siguiente trabajo está ahí afuera

La capacidad y la motivación de los empleados son una referencia indiscutible para un empresario que se encuentra analizando una futura incorporación. Estos parámetros los obtienen de tus referencias laborales, es decir, de cómo te fue en tu anterior empleo.

Con capacidad y motivación, cualquier empleador querrá contratarte.

Todo lo que haces en tu trabajo actual está directamente relacionado con el trabajo siguiente. Seamos realistas: no muchas personas trabajan en un mismo sitio toda su vida, por lo que las posibilidades de que haya un cambio de empleo son enormes.

Y cuando estos cambios se dan, tus trabajos anteriores son la referencia que tus nuevos empleadores tomarán a la hora de analizar tu capacidad de trabajo, tu motivación, tu disposición y tus metas profesionales, así como la honestidad, la capacidad de trabajar en equipo y otras aptitudes que verificar antes de contratarte.

Capacidad y motivación

Hay cuatro categorías diferentes que determinan la calidad de empleado y que los empresarios identifican y usan para saber cómo proceder con ellos. A continuación los repasamos:

1. Alta motivación – Capacidad Baja
En general son los empleados nuevos los que caen en esta categoría. La unidad y la motivación está por las nubes y quieren hacer todo lo posible para impresionar a su entorno. Pero hay un problema: su capacidad no puede ser tan alta todavía. Quienes se encuentran en este grupo requieren aún de más entrenamiento y práctica.


2. Alta motivación – Alta Capacidad
Combinar experiencia con amor por el trabajo es más complicado de lo que parece, por lo que será difícil encontrar trabajadores para esta categoría. Todavía se trata de novatos que intentan imponerse como ‘empleados alfa’ demostrando sus habilidades y motivación. La gente en esta categoría necesita reconocimiento y retroalimentación positiva, así como nuevos desafíos para que se mantengan en funcionamiento.

3. Baja motivación – Alta Capacidad
Estos trabajadores están estancados, el trabajo parece ser aburrido, su tarea se completa con el piloto automático y aparece el odio a la gente que pregunta o comete errores. Son veteranos en este juego. La gente en esta categoría necesita un cambio, pues le urge mucha motivación y ver un objetivo en su trabajo.

4. Baja motivación – Capacidad Baja.
Odian su trabajo, odian a su jefe, les parece que el trabajo es francamente aburrido y encima los clientes están cometiendo errores todo el día. Esta es la zona de peligro. Estado de máxima alerta, de donde el trabajador debe salir rápidamente o será despedido.

La determinación y la capacidad:

¿Cómo se relaciona todo esto con un nuevo trabajo?
No, no se trata de quedarse siempre en la categoría # 2 para que cuando un nuevo empresario llame buscando referencias laborales a tu antiguo jefe, éste no pueda más que decir maravillas.

De hecho, es más loable haber pasado a una categoría #3 y logrado retornar a la #2. Haber solicitado nuevos puestos de trabajo para conseguir más motivación y haber aprendido una lección de cada uno de los estadios de tu trabajo, fuera cual fuera la razón por la que te fuiste de él.

A medida que tu carrera está progresando se deriva de la motivación alta y la baja capacidad (categoría #1) a la de motivación y capacidad alta. Pero si no recibes reconocimiento o continuas desarrollando las mismas tareas, con el tiempo te deslizas lentamente a la categoría #3, de capacidad alta y baja motivación, y este es un lugar peligroso para quedarse por mucho tiempo. Porque si tu motivación es baja, el aprendizaje es más difícil, y si no puedes aprender cosas nuevas, tampoco podrás conseguir nuevas tareas para desarrollar y mantenerte motivado.

Fotografía: aloshbennett en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...