Los contratos en prácticas y de formación

contrato11.jpg
Hoy en día los contratos en prácticas y los contratos para la formación son muy habituales en las empresas. Son beneficiosos para los estudiantes que tienen ganas de tener experiencia y de mejorar su currículum y también para los empresarios, que de este modo pueden pagar un sueldo más bajo.

Una empresa no puede contratar en prácticas en una empresa a un trabajador por un tiempo superior a dos años si lo hace bajo la misma titulación. El contrato en prácticas se puede hacer siempre que el trabajador tenga un título universitario o de formación provisional y que no hayan pasado más de cuatro años desde que lo consiguió.

contrato21.jpg Hay un período de prueba de un mes para los titulados de formación profesional de primer grado y para los titulados universitarios de grado medio y dos meses de prueba para los de segundo grado y los de grado superior. Los contratos en prácticas tienen que tener una duración de entre 6 meses y dos años. Se pueden hacer un máximo de dos prórrogas, es decir, un contrato de 6 meses y luego otros dos más.

La retribución puede ser inferior al 60%
de lo que fija el convenio colectivo durante el primer año e inferior al 75% en el segundo.

Por otro lado, el contrato para la formación permite que el trabajador adquiera práctica y teoría para desempeñar un oficio. En este caso los contratados tienen que tener entre 16 y 21 años. El trabajador tiene un período de prueba de dos meses y no puede superar los dos años contratado en el mismo lugar. Si pasados los dos años la empresa quiere contratar de nuevo al profesional, debe hacerlo con otro tipo de contrato.

Foto1: Andydr
Foto2: Haxxak and KraZug

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...