Las fases de crecimiento de un negocio

La planificación es clave

Conocer las fases del crecimiento de la tu empresa, te permitirá a ti como gerente, anticipar los riesgos y desafíos a los que se puede enfrentar tu empresa o perpararte para aprovechar las oportunidades. Son muchos los empresarios que desconocen estas etapas y, en consecuencia, no saben combatir las amenazas del mercado, desconocen cómo aprovechar las opiortunidades o se enfrentan a dificultades en los procesos.

Aquellos que dirigen empresas saben bien que para lograr el crecimiento empresarial deben planificar estratégicamente el camino que una pequeña empresa debe debe recorrer hasta convertirse en una grande. Sin embargo, lo que permite que una empresa sobreviva en sus distintas fases de crecimiento, es la capacidad de sus directivos para adaptarse a los desafíos que surgen en cada etapa del crecimiento, y así, evitar el estancamiento empresarial.

Estas son las cinco fases de crecimiento de un negocio, con independencia de su sector de actividad.

  1. Existencia: esta etapa se caracteriza porque los fundadores o dueños son quienes se encargan de toda la operación del negocio; desde la prestación del servicio o producción del producto, la comercialización…
  2. Supervivencia: en esta etapa, el modelo de negocio ya se considera viable, la empresa tiene clientes que generan un flujo de efectivo constante para mantener la empresa a flote. Ahora que estás creciendo, necesitas comenzar a contratar personal y hacer alianzas estratégicas, la cuales son clave para impulsar el crecimiento de tu empresa.
  3. Éxito: superadas las primeras dos etapas, la empresa ya cuenta con reconocimiento en el mercado, es rentable y autosostenible. Su estructura organizacional es más compleja y cuenta con líderes en cada una de las áreas. En esta etapa del crecimiento, el rol de los fundadores es más de supervisión.
  4. Crecimiento: en esta fase hay que tener cuidado, crecer muy rápido trae consigo nuevos desafíos, y debes saber afrontarlos para no poner en riesgo el negocio. De esto hablaremos más adelante. Aquí toma gran relevancia el proceso de planeación estratégica que guiará el futuro de la empresa.
    Definir los objetivos para el mediano y largo plazo, facilitará la planificación de las estrategias que permitirán el alcance objetivos.
  5. Madurez: la fase de rápido crecimiento no puede mantenerse indefinidamente; tarde o temprano, el crecimiento será más lento y la empresa entrará en una etapa de madurez donde la estabilidad del negocio es uno de los puntos más destacables de la compañía. Esta es la etapa de madurez de una empresa.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...