La responsabilidad del gerente en la insolvencia de la empresa

La época no es sencilla, y el desafío de una buena y productiva gerencia se torna más difícil. Muchos son los casos de empresas insolventes que se observan, haciendo que los gerentes, para evitar esa complicada y delicada situación, extremen su gestión para poder cumplir con todas las normas impuestas; normas legales, laborales y contables.

La responsabilidad de los gerentes

La responsabilidad de los gerentes

Toda empresa, desde el inicio de su formación, esta expuesta a diversos riesgos. En estos momentos, ellos se acentúan más, ya que factores externos están jugando un importante papel en las economías de cada una de ellas. Con el devenir de la crisis económica, se realza la importancia y el adecuado desempeño de los administradores de las empresas.

Hablar de la responsabilidad de los gerentes en la economía de la empresa, es un tema delicado que amerita varios aspectos a considerar. La época no es sencilla, y el desafío de una buena y productiva gerencia se torna más difícil. Muchos son los casos de empresas insolventes que se observan, haciendo que los gerentes, para evitar esa complicada y delicada situación, extremen su gestión para poder cumplir con todas las normas impuestas; normas legales, laborales y contables.

En el avecinamiento de un estado de insolvencia, los administradores deben actuar responsablemente. Ellos están obligados a acatar y promover la disolución de la sociedad, ateniéndose a lo que se establece en la legislación vigente sobre sociedades, particularmente en la Ley de Sociedades Anónimas y la de Sociedades Limitadas.

Para aquellos que se encuentran un poco escépticos a este tipo de leyes o poco se han involucrado, ya que a veces las leyes se convierten en vocablos entendibles solo para algunos, les quiero comentar que la Ley Concursal nace con la filosofía de prevenir más que curar, queriendo que las empresas en crisis, continúen su vigencia por medio de un acuerdo entre acreedores, facilitando la reestructuración y resurgimiento, y solo en última instancia proceder a su liquidación. Esto es muy importante de tener en cuenta, porque puede confundirnos por la excesiva cantidad de casos de empresas que terminan liquidándose, pero, como afirman los expertos, muchas veces termina produciéndose esa liquidez porque cuando los administradores declaran el concurso, ya es demasiado tarde. Esto no hace más que hablar de la relevancia de la responsabilidad de los administradores en las empresas, como establece la ley, se debe presentar a concurso antes de que se agoten los activos y dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hubiera conocido o debido conocer, el administrador, el estado de insolvencia.

Adicionalmente, la ley establece cuales son las cifras determinantes por las cuales se activan los mecanismos de responsabilidad de los administradores por las deudas sociales, en los supuestos de pérdida grave del patrimonio empresarial.

Camino a la insolvencia

Camino a la insolvencia

Si la situación de la empresa arroja pérdidas que deje reducido el patrimonio a una suma menor a la mitad del capital social, en caso de que éste no se aumente o reduzca en la medida proporcional a las pérdidas, la empresa debe disolverse, ya que dicha situación es causal de disolución. Los gerentes deben solicitarla al juez, en caso de que no cumplan con este deber, se les atribuirán las deudas de la sociedad posteriores a que surja la causa legal de disolución.

Para tener en cuenta: la insolvencia es el presupuesto objetivo del concurso. Las empresas que se encuentran en este estado de insolvencia, son aquellas que no pueden cumplir normalmente con sus deudas adquiridas ni con sus obligaciones. El administrador que no llame a concurso en esta situación, producirá que el estado critico de la empresa se agrave más, y será responsable por su mal desempeño, debiendo responder con su patrimonio personal el daño a los acreedores. El gerente puede, incluso, solicitar el concurso de forma cautelar, cuando, por diferentes motivos, prevea que en el futuro la empresa incurrirá en insolvencia, o que se complique la permanencia y continuidad de la actividad empresarial.

Interiorizándonos un poco más

Responsabilidad de gerentes, concurso de empresas, insolvencia, mala administración, crisis económica …. y muchísimos de otros conceptos, son los que hoy están a la orden del día. Pero cuidado, a veces se desinforma más de lo que se informa. Por ello, en este post quiero mencionar algunas verdades, pero también algunos mitos que hay en relación a este tema.

Si es una verdad que la principal causa de los fracasos empresariales y comerciales se debe a la mala administración, esta es responsable de más del 50% de los casos que terminan así. Los principales motivos de esta mala administración se pueden traducir en: expansión exagerada, asesoría financiera inadecuada, grupo de trabajo deficiente, y elevados costos de producción.

Por otro lado, la economía en general juega un papel protagónico, y cuando entra en depresiones, las funciones de los administradores se potencian para impedir que la empresa entre en concurso. Pero ella no es excusa de su buena o mala administración o responsabilidad. Es fácil atribuirle a la crisis las deficiencias de todos los problemas, pero se debiesen hacer más reflexiones internas, en base a los actuares de cada uno, para ver en que porcentaje un mal estado empresarial se debe a la crisis, y que otro porcentaje es por la administración de los gerentes.

Supervización en la actividad empresarial

Supervización en la actividad empresarial

Un gran mito que quiero desmitificar es que el llamado a concurso de las empresas implica su fin. Muchos, por creer esto tratan de impedir, por todas las vías posibles, llamarlo, y muchos otros no lo hacen por el desprestigio y mala prensa que supone. La historia fomenta este pensar ya que estadísticas revelan que antes, quienes entraban en concurso lo hacían ya con la idea de liquidar la empresa, no con la idea de salvarla, haciendo que el trabajo de los juzgados se reduzca a certificar su fin económico. Pero esto ha cambiado, debemos colaborar con poner fin a estos estigmas.

Por último, quiero mencionar brevemente el proceso, para eliminar algunas dudas que puedan llegar a tener.

  • Personas que pueden solicitar el concurso: Toda persona física o jurídica
  • Momento en que se debe solicitar: Ni bien se tengan indicios de que la empresa no podrá hacer frente a los pagos, se puede solicitar el Concurso Voluntario, permitiendo un mejor control de la situación
  • Cómo acciona el juzgado: El juez declara el concurso de acreedores y designa a los administradores concursales, quienes serán los encargados de supervisar la actividad de la empresa. Ellos confeccionan la lista de acreedores y un inventario de los bienes, comenzando, paralelamente, con una investigación para ver responsabilidades o irregularidades en la administración. Declarado el concurso, se frenan todas las ejecuciones en contra del deudor, que solo saldará sus deudas al terminar el proceso. La mejor alternativa es conciliar un acuerdo, para esto es necesario la aprobación de la mitad más uno de los acreedores. De lo contrario, habrá un proceso liquidativo, venta de todas las propiedades y división de lo que quede entre los acreedores.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...