Feng shui en la oficina

El diseño y las condiciones más ambientales del lugar de trabajo repercuten significativamente en el estado anímico de los empleados, y consecuentemente en su rendimiento y en las tasas de absentismo laboral.
Por eso, es recomendable que en los primeros momentos en los que se va a organizar un departamento o establecer una empresa, los jefes y altos cargos consideren estos factores ambientales como ingredientes indispensables para aumentar la productividad y la motivación, disminuir el estrés y potenciar la satisfacción laboral de los trabajadores contratados.

oficina feng shui

A la hora de aceptar una oferta laboral hay multitud de variables a considerar: los cometidos que se van a desempeñar, los incentivos económicos, la distancia del trabajo a casa, el clima laboral y el compañerismo, etc. Poca gente incluiría como criterio determinante para aceptar un puesto factores como el tipo de ventanas, la luz, la temperatura, la disposición de las mesas o la decoración de la oficina.

Aunque lo cierto es que el diseño y las condiciones más ambientales del lugar de trabajo repercuten significativamente en el estado anímico de los empleados, y consecuentemente en su rendimiento y en las tasas de absentismo laboral.
Por eso, es recomendable que en los primeros momentos en los que se va a organizar un departamento o establecer una empresa, los jefes y altos cargos consideren estos factores ambientales como ingredientes indispensables para aumentar la productividad y la motivación, disminuir el estrés y potenciar la satisfacción laboral de los trabajadores contratados.

De ser así, una de las opciones es acudir al Feng Shui, doctrina oriental que estudia la influencia de las formas, la orientación y la distribución en el espacio sobre la prosperidad y el bienestar de las personas. La idea central es que si establecemos una relación armónica y cooperativa con todos aquellos elementos que nos rodean, incrementamos nuestras posibilidades de tener éxito en todas las áreas de nuestra vida, incluido el trabajo. La estancia ideal de trabajo sería aquella que permite alcanzar un equilibrio entre el estado de relajación y concentración (ying) y el de estimulación que invita a la actividad (yang).

Algunas de las recomendaciones son:

No siempre se puede elegir cómo va a ser la planta del lugar de trabajo, pero lo aconsejable es que tuviese forma rectangular (o de cuadrado perfecto). Si no queda otro remedio, y ha de ser irregular, quizá pueda adquirir regularidad con algunos bloques de muebles. Cuando las oficinas sean diáfanas, las divisiones que se pueden crear con el mobiliario han de organizarse en sentido circular.

Procurar no dejar sobras, latas o envases vacíos sobre la mesa de trabajo. Ésta ha de ser un espacio limpio y ordenado, que no quede ubicada frente a la entrada de la oficina ni de espaldas, y a ser posible que se apoye en la pared, aunque según el tipo de trabajo es más o menos favorable una u otra posición:

  • Para inspirar autoridad y confianza (médicos, abogados, asesores) el escritorio se dispone lo más alejado posible de la puerta, delante de la pared con diplomas o premios.
  • Para inspirar creatividad y abstracción del entorno (escritor, diseñador, publicista), se puede colocar frente a una ventana con vistas, o una planta, u objetos sensibles al movimiento del aire, cuadros de la naturaleza, etc. Si está de espaldas a la puerta para aumentar la concentración, puede colgarse un espejo o timbre para controlar las entradas.

Los puntos cardinales son tenidos también en cuenta:

  • Activar la zona norte de la oficina o el despacho con el elemento agua (acuarios, fuentes) servirá para obtener equilibrio, y relajación.
  • Las plantas y flores es mejor orientarlas hacia el sudeste.
  • Según esta técnica milenaria, un lugar de trabajo saludable y próspero se encuentra protegido por detrás y por los lados. Por eso es conveniente dejar las ventanas para los frentes, y utilizar una silla de respaldo alto que cubra la mayor parte de la espalda. Esto dará sensación de seguridad y concentración en las tareas.
  • Objetos que produzcan movimiento (ordenadores, fax, teléfonos, fotocopiadoras, etc.), deben colocarse a la izquierda del escritorio. Intentar que el lado derecho sea un espacio tranquilo y sin mucho tránsito de personas.
  • El logotipo de la empresa simboliza el progreso, la protección y la oportunidad de desarrollo, por eso se recomienda situarlo en una posición alta (sobre la puerta principal o en la entrada).

En cuanto a la decoración:

  • Es preferible el mobiliario curvo o de bordes redondeados (con forma de riñón), frente a los de esquinas angulosas y cortantes que resultan menos afables y más agresivos. Las plantas, buenas conductoras de la energía, son muy útiles para reducir el impacto de las esquinas afiladas de columnas, paredes o mesas.
  • Evitar la aglomeración de objetos o muebles recargados que dan impresión de estrechez, dispersan la atención e impiden que la energía fluya con normalidad.
  • Elegir juegos de iluminación que combinen luces amarillas y blancas, prescindiendo de los fluorescentes.
  • Un pasillo demasiado largo y recto tras la puerta es claustrofóbico y mal conductor de las energías. Es bueno colocar a lo largo de él plantas, espejos no enfrentados o elementos de decoración que den sensación de curva y luz.

Cada negocio, en función de lo que produzca, tiene un elemento de energía positiva que lo rige y que habrá de incorporar a la decoración de forma simbólica. Por ejemplo en una tintorería o bar es el agua (color que favorece: el azul o el negro), en una tienda de muebles es la madera (color verde), en una joyería o sector de siderurgia es el metal (color blanco), en una empresa de exportación o de comunicaciones (periódico, salas web) es el fuego (color rojo), etc.

El hecho de pasar tantas horas expuesto a radiaciones electromagnéticas de móviles, ordenadores, etc., puede repercutir negativamente en la salud, manifestándose en síntomas como dolores de cabeza y espalda, pérdida de memoria y atención, dificultades para conciliar el sueño, etc. Para descargar el ambiente y reactivarlo pueden encenderse inciensos, velas aromáticas, cristales de cuarzo, o lámparas de cristal de sal. Estas últimas están construidas a base de rocas naturales, transmiten calma y neutralizan los iones positivos de los aparatos electrónicos, reequilibrando la carga energética.

Si nos fijamos algunas de las premisas del Feng Shui son comunes a las pautas dictadas por la ergonomía, la ciencia que trata de adaptar los productos, las tareas, las herramientas, los espacios y el entorno en general a las capacidades y necesidades de las personas, de manera que mejore la eficiencia, seguridad y bienestar de los empleados. Así, la sencillez, orden, amplitud, luminosidad, seguridad y tranquilidad son las características primordiales a la hora de hacer de una estancia de trabajo un lugar donde el trabajador pueda sentirse motivado y a gusto para optimizar su desempeño.

Foto: peluberro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...