Faltan maestros en el 75% de colegios valencianos

Faltan profesores en el 75% de los colegios valencianos

Faltan maestros en el 75% de los colegios valencianos

El 75% de los colegios públicos de Infantil y Primaria de la Comunidad Valenciana no tiene la plantilla de profesores completa, según han denunciado las permanentes de directores de las provincias de Valencia y Alicante. Así pues, tras dos semanas desde el inicio del curso escolar tan solo uno de cada cuatro colegios dispone del número de docentes que necesita y, aunque los primeros en notarlo han sido el resto de profesores, esta carencia también se empieza a hacer patente en las aulas.

“La no incorporación del profesorado en su plaza desde el primer día de curso se debe a una mala gestión en las adjudicaciones. Y el alumnado no debería sufrir esta incompetencia”, sentencian los responsables de los equipos directivos. En esta línea de “falta de previsión”, los directores muestran su preocupación por el hecho de que “la Consejería de Educación haya sido incapaz de publicar la normativa básica, lo que provoca la imposibilidad de tener una buena planificación en los centros escolares”.

Acerca de la falta de normativas para la regulación de la vida escolar en los centros de Primaria e Infantil de la Comunidad Valenciana, las permanentes de directores han destacado que “a siete días de que comience el comedor escolar, todavía no se han publicado las instrucciones que regularán, entre otros aspectos, el precio del menú diario”. De igual modo, esta situación se agrava con el hecho de que la consejería aún no ha publicado la puntuación del corte de becas de comedor, lo cual genera “malestar e incertidumbre” en las familias.

Los directores valencianos también han hablado sobre las ayudas para la adquisición de libros y del transporte escolar. La mala organización de estos servicios ha provocado que, desde el inicio del curso escolar de los niños de Infantil y Primaria (el pasado 7 de septiembre), han permanecido inactivos algunos autobuses escolares. Todo ello, aderezado con protestas diarias por parte de las familias con pequeños escolarizados.

Unos 9.000 niños de urbanizaciones y pedanías que el curso anterior tenían una beca de transporte por vivir a más de tres quilómetros de la escuela se han quedado sin la ayuda. La razón es que este año los cálculos para medir la distancia se han realizado “en línea recta”, sin tener en cuenta los barrancos, carreteras secundarias y viales que tienen que atravesar los menores de edad para poder llegar a sus centros educativos. En consecuencia, las protestas han sido constantes.

Además de la pérdida de la beca de transporte, muchos de estos niños tampoco van a poder beneficiarse de las ayudas al comedor escolar. La consejería de Educación, ante esta situación, ha decidido autorizar el uso del tupper en el comedor escolar como lo han hecho Madrid o Cataluña; aunque ahora ha sido considerada ilegal por la propia Abogacía de la Generalitat Valenciana. Los directores tampoco aprueban el uso de la fiambrera, llegando a cuestionar su viabilidad por “razones sanitarias, nutricionales, discriminatorias, económicas, pedagógicas y legales”.

El último de los problemas presentados por las permanentes de los centros públicos de Educación Primara e Infantil han sido la implantación del modelo trilingüe, donde los niños a partir de 3 años de edad reciben parte de la educación en inglés. Los equipos de directores se hallan con “los horarios hechos y sin personal” para impartir las clases, a pesar de la campaña desesperada de la Generalitat de contratar a profesores becarios.

Foto: woodleywonderworks en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...