El consumo de alcohol en los estudiantes

Los bebedores crónicos de fines de semana han sido objeto de un nuevo estudio por parte de la Universidad de Santiago de Compostela. Esta institución educativa ha constatado que los jóvenes que consumen grandes cantidades de alcohol en un corto espacio de tiempo pueden ver afectada su capacidad de atención y de memoria de trabajo, un consumo que si continúa podría provocar a largo plazo daños en esas facultades.

Consumo de alcohol en los estudiantes

Consumo de alcohol en los estudiantes

Es de común conocimiento que el consumo de alcohol no hace bien al cuerpo. Las funciones cerebrales, la capacidad de atención y la memoria de las personas se ven afectadas por la ingesta de bebidas alcohólicas. Éstas se ven más o menos perjudicadas según lo que la persona beba, pero en todas se registran modificaciones.

Los estudiantes son un claro ejemplo de cómo influye el alcohol en sus rendimientos académicos. Más aún cuando retornan a clases los lunes, luego de un fin de semana. Fiestas con amigos, salidas a bares, discos, unas cervezas en la playa… un sin fin de opciones que se presentan todos los fines de semana, y seducen a los estudiantes, donde muchos de ellos se exceden bebiendo alcohol.

La situación precedente, bebedores crónicos de fines de semana, ha sido objeto de un nuevo estudio por parte de la Universidad de Santiago de Compostela. Esta institución educativa ha constatado que los jóvenes que consumen grandes cantidades de alcohol en un corto espacio de tiempo pueden ver afectada su capacidad de atención y de memoria de trabajo, un consumo que si continúa podría provocar a largo plazo daños en esas facultades.

Veamos bien cómo se desarrolló este estudio de la Universidad de Santiago de Compostela.


El estudio, que se ha publicado en la revista estadounidense «Alcoholism: clinical & experimental research», fue realizado con 3.000 estudiantes de primer curso de las universidades gallegas de Santiago de Compostela y Lugo.

Los investigadores han decidido dejar de lado a los estudiantes que consumían otras sustancias, además de alcohol, o aquellos que eran bebedores crónicos. De esta forma, aquellos que formaron parte del estudio fueron los que bebían durante el fin de semana, manteniendo el periodo de abstinencia durante la semana.

Educación y Alcohol

Educación y Alcohol

Alberto Crego, parte del departamento del Psicología Clínica y Psicobiología de la Universidad de Santiago, ha señalado que los estudiantes, de entre 18 y 20 años, que fueron parte de este estudio han sido sometidos a  un electroencefalograma mientras estos realizaban pruebas de distinta naturaleza, tales como memoria y atención. A partir de dicho estudio se pudo determinar que entre los jóvenes consumidores intensivos de alcohol de fin de semana y los que no lo hacen se han encontrado diferencias en el funcionamiento electrofisiológico durante la ejecución de una tarea de memoria visual.

«Estas diferencias indican que, aunque no hay distinciones comportamentales, hay un patrón de activación electrofisiológico distinto, que podría reflejar un daño latente en la atención y/o en la memoria de trabajo si el consumo de alcohol continua», según Crego.

Así que ya sabéis, la excusa de que solo tomáis los fines de semana, ya no es válida. El alcohol debe respetarse y tomarse con mucha precaución si queremos evitar problemas en nuestra salud.  Para que día tras día tomemos más atención en esto, la Universidad de Santiago va a seguir con el trabajo y cada dos años va a analizar cómo evolucionan los jóvenes, tanto si siguen bebiendo como si no.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...