Consejos para sentarte a estudiar

No todos tenemos la suerte de ser lo bastante inteligentes como para casi no sentarnos a estudiar, por eso para obtener buenos resultados es necesario tener una motivación adecuada que facilite el esfuerzo que supone ponerse a estudiar. 

Es necesario tomarse cinco minutos para planificar la agenda del día. Mientras más cosas tengamos para hacer menos debemos dejar a la improvisación. Anota todo lo que sea importante recordar: fechas, ideas, datos, etc. 

Empieza siempre por lo más importante o por aquello que te cueste más trabajo y deja para el final lo más fácil ya que de esta forma se disminuye el nerviosismo y la ansiedad. 

Tira todos los papeles que ya hayas usado y no sean imprescindibles y lo que sea de utilidad archívalo con algún método que sea útil para vos. 

Antes de sentarte a estudiar prepara todas las cosas que creas que vas a necesitar para evitar pararte y desconcentrarte. Hay que evitar el “tiempo de fuga”. En la mesa sólo debe estar lo necesario para estudiar, nada que te distraiga. 

Estudia en los momentos en que te sientas con más energía. Generalmente se aconseja estudiar de mañana ya que las energías están al 100%, pero hay muchos que prefieren estudiar de tarde. Encuentra tu mejor momento. 

Busca el lugar adecuado donde poder estudiar, debe ser relajado, cómodo, luminoso, sin ruido para evitar distracciones ya que la concentración debe ser la prioridad. Si es necesario busca un lugar fuera de tu casa: bibliotecas, etc. 

Ponete cómodo para estudiar: postura relajada, ropa suelta y cómoda, buena luz, ambiente tranquilo. Crea tu espacio. 

Fija un horario de estudio. No tiene porque ser rígido pero si lo suficientemente estricto como para permanecer sentado por lo menos 45 minutos para poder descansar unos 10 o 15 minutos y luego volver al estudio. No pierdas el tiempo haciendo como que estudias. 

Cuando sea necesario descansa, relajate, camina, no esperes a que el cansancio se convierta en agotamiento, pero tampoco diversifiques los objetivos de tu atención haciendo varias cosas a la vez, como estudiar y ver televisión porque las dos cosas a la vez no funcionan bien. No te engañes, de este modo no podes memorizar ni concentrarte. No te levantes a cada momento. 

Por último es conveniente que pidas ayuda cuando la precises, ya sea un compañero o bien a tu profesor cuando haga falta recurrir a él, con quien siempre hay que mantener una buena relación para facilitar estas consultas. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...