Cómo superar un test psicotécnico

En los procesos selectivos, es frecuente que las empresas efectúen test para evlaluar el tipo de personalidad y las habilidades de potencial empleado, para asi comprobar su utilidad en el puesto de trabajo.

Cuando se empiezan a superar las instancias en el proceso de selección de personal, en algunas empresas se opta por efectuar entre los postulantes elegidos un test psicotécnico. Además de las aptitudes personales, muchos empleadores o personas dedicadas a la selección, utilizan este elemento para determinar qué candidato se ajusta a las características del puesto requerido. En recursos humanos son moneda corriente estas evaluaciones por la importante información sobre habilidades y capacidades que proporcionan con respecto a la persona.

Este es un momento temido para el potencial empleador, ya que es común el miedo de que estos test develen algún aspecto no favorable que pueda bloquear la posibilidad de obtener el empleo. En estas circunstancias nada se puede ocultar, ya que cualquier intento por querer distorsionar la realidad, quedará expuesto. Por el contrario, la salida más limpia, es responder de la manera más calma posible, sin querer aparentar algo erróneo. Es importante saber que no existen respuestas correctas o incorrectas, sino que, éstas pueden ser o no lo que el empleador está buscando.

El fin de estos test se ajusta a identificar y delinear un perfil de la persona. En caso de querer saber de qué se tratan las evaluaciones, pueden encontrarse en internet, ya que como todo, en este caso también es posible ejercitar y desarrollar una habilidad que facilite la labor al momento de enfrentar la selección.

Los test psicotécnicos más comunes, suelen ser dos. Por un lado los aptitudinales y por otro los personales. En el caso de los primeros se utilizan para medir la capacidad de las personas para enfrentarse ante distintas situaciones y problemas. Son, además, métodos para evaluar el rendimiento, la precisión, la rapidez, el estilo de respuesta y los elementos con los que resuelve el potencial empleador. Pueden encontrarse pruebas aptitudinales de distintos tipos: verbales, numéricas, diagramáticas, mecánicas y de razonamiento lógico.

En el caso de los personales, determinan una radiografía de la personalidad en base a las tendencias del comportamiento. Resulta en vano intentar responder lo que se cree que al empleador le parece correcto, en lugar de lo que la persona realmente siente, ya que este tipo de prácticas están validadas científicamente y disponen de mecanismos de control para medir la sinceridad del candidato en sus respuestas.

En este subtipo de test, se intenta tener una noción sobre la diferenciación individual que integra a cada persona y que la hace diferente a las demás, transformándolo en un ser psicofísico único e irrepetible.
Actitudes como decidir la manera de actuar ante un hecho y de interactuar con el medio, entran en juego un conjunto de evaluaciones emocionales, racionales y morales. La relación entre estos valores marca la diferenciación. De esto resulta que la personalidad, que es la suma total de las formas en que un individuo reacciona y se relaciona con los demás; son los rasgos mensurables que exhibe una persona.
Puede también presentarse un tipo de test que surge de los personales. Se trata de los proyectivos. Estos se refieren a los test que permiten llegar a lo psíquico inconsciente. Son pruebas mucho más complejas que las psicométricas y requieren de la interpretación de un profesional.; los más conocidos son los test de las manchas de tinta, el dibujo del árbol y la casa, test grafológicos, entre otros.



Hay que saber que los test no tienen por finalidad determinar la salud mental del postulante, se asume que los resultados dirán pura y exclusivamente si responde al perfil solicitado por la empresa. De todas formas, disminuir el nivel de nerviosismo, puede ser una tarea complicada para algunos, pero si no se mantiene la calma, se puede correr el riesgo de estrechar el potencial personal, que obviamente será detectado en la lectura que el psicólogo efectúe sobre la persona evaluada. Para esto es necesario escuchar (o leer) con tranquilidad y claramente las consignas para responder con absoluta sinceridad.
En el caso de que se presenten dudas en proceso evaluativo, no está mal consultarlas, ya que lo más recomendable es manejar la situación con naturalidad y no perder la concentración con cuestiones secundarias.

En fundamental exponer una buena predisposición y contribuir en responder todas las cuestiones presentadas en el test, y de antemano saber que puede ser un proceso duradero que puede llevar hasta 4 horas en llegar a su finalización. Pese a esto, no es lo más oportuno tomar actitudes que puedan denotar desconfianza o defensiva.

Según la empresa de la que se trate y del área en que se enfoque la misma, es posible que se le atribuya mayor o menor importancia al resultado, pero, en general, en el mundo empresarial su valor no es concluyente, aunque se consideran útiles. El valor de la información que aportan son datos sobre el candidato que se juzgan y después se comprueban en el transcurso de las entrevistas personales. Cuando el entrevistador pueda encontrar la oportunidad de tener cara a cara al postulante, tendrá la chance de resolver las posibles contradicciones entre lo que aportan las pruebas escritas y la información que se extraiga en la conversación.
Ante el resultado de un test aptitudinal o personal, así como la complementación de ambos, es necesario saber que si un perfil no coincide con lo que la empresa busca en ese momento, no es sinónimo de haber desaprobado, sino que quizás el perfil de esa persona se adapta mejor en un empleo de otra empresa. Algunas entregan a la persona que no fue seleccionada, un escrito con los resultados para ayudarlos en la búsqueda que se está efectuado. Lo importante de esta conclusión es saber utilizarla de manera productiva para aplicar esos conocimientos en futuros procesos selectivos.

Generalmente la información obtenida en la evaluación psicotécnica es validada en una entrevista personal, donde también será posible ahondar sobre algunos aspectos que tal vez hayan quedado poco explicitados en la prueba. Nada asegura la superación ni conocer qué es lo que la empresa busca, como tampoco existen trucos. Lo ideal es brindar la mayor concentración en intentar responder “como uno mismo” sin pretender prever lo que se debe responder.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...