¿Cómo mejorar la gestión del tiempo en el trabajo?

¿Cómo organizar la agenda?

Podemos definir la gestión del tiempo en el trabajo como un modo de tener el control acerca del límite de tiempo que podemos dedicar a una determinada actividad para aumentar la productividad, así como la eficiencia y la efectividad. Gestionarlo de una forma adecuada no es tarea sencilla debido a un amplio abanico de motivos, como la falta de objetivos o la mala planificación de tareas. Sin embargo, aplicando una serie de cambios muy sencillos en la vida diaria se puede lograr.

Lo primero es tomar conciencia de las cosas que nos hacen gestionar mal el tiempo en el trabajo. Una de las más frecuentes es la falta de objetivos. Si ni siquiera tenemos claro a dónde queremos llegar, ¿cómo vamos a emprender el camino para alcanzar dicho punto? A esto hay que sumar la incapacidad para priorizar labores y tareas. Tendemos a dar prioridad a las que nos resultan más cómodas, dejando de lado las que son necesarias.

La escasa planificación es otro problema añadido, y que no debemos pasar por alto. La mejor forma de que el tiempo que dedicamos al trabajo realmente sea 100% productivo es tener una buena planificación anual, mensual, semanal y diaria. El trabajo debe estar perfectamente estructurado para que ningún imprevisto nos aparte del camino hacia nuestros objetivos.

¿Se puede mejorar la gestión del tiempo en el trabajo? Por suerte, sí. No se trata de hacer cambios drásticos en nuestra vida, sino de poner en marcha una serie de hábitos en el día a día.

  1. Objetivos: lo primero y más importante es establecer un objetivo claro. Debe ser realista y, sobre todo medible. Sólo así vamos a sentirnos lo suficientemente motivados y vamos a saber a dónde queremos llegar.
  2. Urgente e importante: si no planificamos y administramos el tiempo, no es posible saber qué es lo importante y qué es lo urgente. Por este motivo es tan necesario clasificar, analizar y priorizar todas las tareas profesionales. Las urgentes son aquellas que requieren de una acción inmediata, mientras que las importantes son las que representan una determinada acción.
  3. Tiempo: en nuestra vida diaria solemos organizar la agenda por horas, pero es mejor hacerlo por minutos para así no perder ni un solo segundo. Tenemos que asignar un tiempo a cada tarea y cumplirlo al pie de la letra.

Gracias a estos consejos tan sencillos podemos mejorar la gestión del tiempo en el trabajo, y en nuestra vida en general.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...