Cómo contribuir a un lugar de trabajo socialmente amable

Las emociones positivas o negativas pueden alterar el clima de trabajo y volver fluctuante o tensas las relaciones entre compañeros. Cómo mantener la línea y contribuir a un clima propicio de trabajo.

Un lugar de trabajo es un lugar social, y social es una especie de conexión con la palabra «emoción», cómo te sientes, reaccionas o interactúas con tus colegas es en gran parte controlado por tus sentimientos o emociones.

La gente encuentra más satisfacción en el trabajo si se lleva bien con otros miembros del equipo o con el gerente. Satisfacción en el trabajo no es el criterio más importante de la satisfacción en el trabajo, en cambio, lo son las personas.

Todos necesitamos ayuda de vez en cuando, y algún día podría ser tú quien la requiera por lo que es necesario contribuir al fomento de la camaradería entre los empleados. Necesitamos este tiempo social para construir mejores equipos de trabajo. Sin este elemento especial sería más bien un espacio de trabajo robótico.


Algunos ejemplos de emociones positivas y negativas que vemos a nuestro alrededor en nuestro lugar de trabajo, incluyen alegría, júbilo, agrado, emoción, compasión, fascinación, sorpresa, gritos, depresión, aburrimiento, tristeza, miedo, disgusto, molestia, envidia, pánico, desprecio, irritabilidad.

Todas estas emociones no causan el mismo efecto en el ambiente de trabajo por eso es necesario manejar las emociones negativas en el lugar de trabajo, que es un lugar común y aunque muchos te puede sugerir poner freno a este sentimiento negativo, puede que no sea lo que quieres hacer.

Viendo las emociones notamos que todas tienen que ver con la sensibilidad de tus compañeros de trabajo y el lugar de trabajo, a nadie le gusta ser molestado con otros dolores y miserias en el lugar de trabajo pues no es el lugar indicado para provocar la simpatía que ayuda a superar el mal momento, Estás allí para hacer un trabajo y aunque las emociones son una parte de ti, en el trabajo necesitan ser controladas.

Así que no muestres tu estallido o te pongas malhumorado, gruñón o en éxtasis, aunque sí es bueno mostrar tu personalidad positiva y aumentar tu factor de simpatía por hacer lo mejor de la interacción humana en el trabajo.

Ir en plan de socializar, pero con el control y la elegancia que te permitan mantener tu personalidad en línea. Y si te sientes una emoción negativa que no puedes reprimir puedes compartirla con los de tu confianza y a través de los canales izquierdo y derecho, pero de nuevo, evita la urgencia de actuar por impulso y provocar situaciones en el ámbito laboral.

Fotografía: NYDailyNews

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...