Cómo afrontar una negociación laboral

En la mayoría de los empleos siempre llega un momento en el que hay que negociar. Puede que tengamos que hacerlo con clientes, con empleado o hasta con nuestro jefe, esto dependerá de nuestras responsabilidades laborales. Para cualquiera de estos casos, siempre es importante contar con una estrategia de negociación.

Cómo afrontar una negociación laboral

Cómo afrontar una negociación laboral

En la mayoría de los empleos siempre llega un momento en el que hay que negociar. Puede que tengamos que hacerlo con clientes, con empleados o hasta con nuestro jefe, esto dependerá de nuestras responsabilidades laborales. Para cualquiera de estos casos, siempre es importante contar con una estrategia de negociación.

Para ello debemos pensar en diferentes etapas para el momento de sentarnos en la mesa de diálogo. La primera de ellas es en la que planificamos nuestra estrategia.

Este es un paso que realizamos nosotros mismos, antes de comenzar el diálogo con nuestro interlocutor. Para muchos, significa los más importantes de las etapas, ya que si planificamos bien nuestra negociación, será más sencillo que podamos llevarla para el sector que más nos convenga.

En la planificación debemos tener en cuenta los objetivos propios y los de la otra persona, como así también las variables a negociar.


Cuando hablamos de variables a negociar nos hacemos referencia a, por ejemplo, el sueldo, los horarios, el modo de hacer nuestro trabajo, etc. Nuestra tarea será ordenarlos según nuestras prioridades y definir qué es lo que no estamos dispuestos a aceptar, cuál sería lo ideal para nosotros, y cuál es la franja intermedia con la que nos sentiríamos conformes en nuestras necesidades.

Luego de eso, deberemos hacer lo mismo pero pensando cuáles podrían ser los márgenes de la otra persona.

Otro de los factores a tener en cuenta, es el que los entendidos llaman como MAPAN (Mejor Alternativa Posible al Acuerdo a Negociar). Con esto identificaremos cuál es nuestra alternativa en el momento de la negociación. Por ejemplo, si debemos negociar con un proveedor y ya contamos con otro proveedor con el que podríamos disponer en caso de no llegar a un acuerdo, esto significa una ventaja para nosotros.

Con la planificacion ya realizada, es el momento de sentarse en la mesa de dialogo. Cuando una negociacin comienza, generalmente hay diferentes etapas que suelen respetarse:

La primera de ellas es la de las fórmulas de cortesía para dar comienzo a la charla. Aquí es conveniente lograr un equilibrio entre amabilidad y firmeza.

Luego es el momento del sondeo, ocasión en las que irán entrando en juego todas las variables.

Alternativas, en este momento es cuando se establecen paquetes con distintas alternativas. Por ejemplo: Una alternativa es un sueldo más alto, aunque con más horas de trabajos o el mismo sueldo pero con menos horas de trabajo. Esto en caso de una negociación de un empleado con su jefe.

Casi finalizando la negociación llega el turno del intercambio. Difícilmente podremos conseguir nuestros objetivos si a cambio no permitimos que la otra parte consiga algunos de los suyos.

Para finalizar toda negociación, siempre es conveniente despedirse cordial y rápidamente, para evitar que en ese momento se reabra la negociación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...