Acoso sexual en el trabajo y flexibilidad laboral

El acoso sexual en el trabajo ha permanecido a menudo oculto en el ámbito de la conversación y discusión laboral, principalmente por su carácter de ambigüedad para ser evaluado y considerado, y las consecuencias psíquicas, emocionales y morales de la persona en cuanto a víctima y agresor. En la actualidad hay distintas formas de abordarlo: desde un punto de vista estrictamente laboral en cuanto a su aspecto de precariedad, psicológico en cuanto al daño moral y judicial desde el punto de vista de la legislación sobre el tema.

Reloj con muchas horas para trabajarEl término de flexibilidad laboral a menudo presenta dos vertientes: primero, como mecanismo de adaptación de la empresa, la empresa que no se adecua al cambiante medio externo, desaparece. En este sentido, se pueden distinguir las siguientes dimensiones:
Flexibilidad numérica interna: se pierden las barreras sobre tamaño de la plantilla de la organización, el número de trabajadores deja de ser estable adaptándose a las demandas del mercado de producción. Los mecanismos de contratación cambian y son flexibles en términos salariales, de horarios de trabajo, duración de contrato…
Flexibilidad numérica externa: se hace más eficiente el proceso de producción a base de subcontratar servicios a otras empresas especializadas en ellos.
Flexibilidad funcional: los recursos humanos se convierten en polifuncionales, se flexibiliza el potencial de aprendizaje y adaptación de los recursos humanos de manera que consiguen adquirir nuevas habilidades y conocimientos. Es algo propio de organizaciones jóvenes.
Flexibilidad salarial: el salario se liga al desempeño y productividad real de la persona y se traduce en bienes tangibles. Además del salario se incorporan complementos en especie o acceso a servicios de la propia empresa u otras.

Toda esta flexibilidad laboral que tan bien viene a las necesidades de las empresas deviene una realidad paralela perversa para el trabajador, volviendo su empleo inseguro. Los horarios, el salario y el ámbito de las relaciones laborales comienzan a presentar una pérdida de límites en cuanto se adaptan a los requerimientos del momento, y las relaciones humanas pasan a ser un eje de la negociación. Algunos empresarios entienden que la modernización productiva pasa por hacer más flexible el código de normas sobre el trabajo.

Acoso sexual en el trabajoEsta tensión laboral proveniente de ciertos estilos de exigencias en flexibilidad laboral es el caldo de cultivo en muchas ocasiones para que se produzcan situaciones de acoso sexual: conductas de carácter sexual no deseadas por las personas a las que van dirigidas. Hay varios conceptos importantes, como son la diferenciación entre la aceptación o no aceptación de la víctima y la atracción heterosexual legítima, o los efectos según sea su rechazo o aceptación en lo correspondiente a su contratación, promoción, ascenso, salud o bienestar en el trabajo.

Ningún gobierno ha tenido hasta el momento la valentía de promover una legislación o política de “sacar a la luz” el problema del acoso sexual en el trabajo, sin querer prestar atención a la gravedad de las consecuencias morales y de salud mental para las personas implicadas. El asedio sexual en sí mismo constituye una forma de discriminación porque, que en teoría puede afectar indistintamente a hombres y mujeres, en la práctica la mayoría de las afectadas son mujeres. Las razones que explican esta realidad, serían de índole cultural, puesto que la mujer continua siendo minusvalorada en lo relativo a su capacidad real para el trabajo. Existe, además, una práctica generalizada que hace legítimas tales conductas, al no haber canales adecuados de denuncia y protección legal y de una posibilidad efectiva de sanción, repitiéndose y permaneciendo en la impunidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...