Un problema para fomentar la creatividad y el ingenio

En esta oportunidad les traemos un problema para fomentar la creatividad de los alumnos. Se trata de una situación a la que los alumnos le deberán dar una solución ingeniosa para llegar a buen puerto. Veamos de qué se trata este problema.

En esta oportunidad les traemos un problema para fomentar la creatividad de los alumnos. Se trata de una situación a la que los alumnos le deberán dar una solución ingeniosa para llegar a buen puerto.

Un problema para fomentar la creatividad y el ingenio

Quien lidere la actividad podrá organizar grupos de entre 4 y 5 alumnos y luego repartirá copias del problema a resolver. Los alumnos tendrán unos minutos para dialogar y ofrecer una única solución al problema, la cual deberá ser muy creativa. Cuando todos los grupos hayan terminado, cada uno expondrá al resto del grupo su solución y luego se debatirán entre todos.

El objetivo es observar las actitudes grupales en la solución del problema, a la vez que se exploran las relaciones interpersonales que se generan en esta actividad. Por supuesto, estos objetivos están acompañados con la estimulación del ingenio.

El problema es el siguiente:

«Hace años un comerciante londinense era deudor de una gran cantidad de dinero a una persona que le había hecho un préstamo. Este último se enamoró de la joven y bella hija del comerciante, y le propuso un acuerdo: le cancelaría la deuda si su hija se casaba con él. Tanto el comerciante como su hija quedaron espantados pues no lo querían. El prestamista propuso que dejaran la solución en manos de la suerte. Sugirió que pusieran una piedra blanca y otra negra dentro de una bolsa de dinero vacía; la joven debería sacar una de las dos piedras de la bolsa. Si sacaba la piedra negra se convertía en su esposa y quedaba cancelada la deuda del padre. Si sacaba la blanca, se quedaba con su padre y también quedaba cancelada la deuda. Si no aceptaba este juego, el padre iría a la cárcel y la hija moriría de hambre. Obligados por la situación, el comerciante y su hija aceptaron. Salieron a un camino del jardín que estaba lleno de piedras. El prestamista se agachó para coger las dos piedras y con habilidad logró meter dos piedras negras en la bolsa. La joven cayó en la cuenta de la maniobra. Entonces, el prestamista pidió a la joven que sacara la piedra que iba a decidir tanto su suerte como la de su padre«.

La propuesta es que los alumnos busquen una solución para que la joven se pueda quedar al lado de su padre y, al mismo tiempo, para que la deuda quede cancelada… ¿Qué problemita, no? Una interesante situación para que los alumnos dejen volar la imaginación y la creatividad.

La solución es la siguiente: la joven metió la mano en la bolsa, cogió una de las dos piedras y al sacarla, sin mirarla y por un descuido, la deja caer entre las demás piedras del camino quedando mezclada con ellas. En consecuencia, la piedra que quedo dentro de la bolsa es la negra y supuestamente la que se cayó es la blanca. También pueden decir que la joven tropezó y se le mezclo la piedra, entre otras situaciones similares.

Fuente: Gestión polis

Foto: Pregunta por Chesi – Fotos CC en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...