Un nuevo modelo de enseñanza trilingüe con buena acogida en educación

El borrador del nuevo decreto de la Consellería de Educación ha tenido una buena acogida en el ámbito educativo, aunque muchos expertos recelan de los riesgos que suponen el cambio del actual sistema y su buen rendimiento.

Castellano, valencià e “english” es el objetivo a alcanzar por el sistema educativo valenciano en los próximos años según el borrador del nuevo decreto. Éste ha tenido una gran acogida en la comunidad educativa ya que pretende implantar a partir del próximo curso un sistema educativo trilingüe en todos los centros públicos y privados concertados de Educación Primaria y Secundaria.

Multilingüísmo

Cada vez es más necesario el conocimiento de más de una lengua.

Sin embargo, como todo cambio, la reforma suscita miedo entre los expertos ante los riesgos que supone transformar un sistema que hasta ahora ha proporcionado “buenos resultados académicos y pedagógicos”. Una visión que no parece compartir el ministro de educación, José Ignacio Wert, dadas sus últimas declaraciones y modificaciones, como considerar el alto nivel de aprobados en la selectividad como un síntoma de mal funcionamiento, devolver las reválida u orientar a alumnos de la ESO con bajo rendimiento hacia la formación profesional e inserción laboral antes de la edad establecida constitucionalmente.

El punto débil observado por los expertos se concentra en la consulta de los padres o tutores legales para establecer el plan de estudios plurilingüe a aplicar en cada centro. Esto, además, ha provocado diversas valoraciones, como la de Jaume Fullana, de Escola Valenciana, considera necesaria la consulta de los padres a lo largo de todo el curso y no sólo previamente a la matrícula. En cambio, Josep Forcadell, director del servicio de Política Lingüística de la Universidad de Alicante, considera que eso provocaría batallas lingüísticas, por lo que debería apostarse por defender el sistema en valenciano como el método más efectivo para lograr el plurilingüismo.

El decreto no es perfecto, pero los expertos destacan sus potencialidades, entre la que se encuentra la mayor flexibilidad para cada centro a la hora de diseñar los programas de estudios y decidir qué se imparte en una lengua u otra, salvo alguna excepción como Coneixement del Medi. Ésta se impartirá en valenciano en las áreas donde el valenciano predomine aunque el programa sea en castellano, lengua que se mantendrá en el caso de las áreas más castellanoparlantes. En este último caso también se ofrece la posibilidad a cada centro de impartirla en inglés si lo considera conveniente.

Todavía recuerdo los primeros intentos de abrir la enseñanza a nuevos idiomas durante mi etapa de educación secundaria. Estos incluyeron impartir la asignatura de valenciano en francés, lo que conllevaba finalmente un batiburrillo entre una lengua y otras, y que, evidentemente, quedó en eso, en un intento. Posteriormente, la etapa universitaria tampoco es que mejorara la situación, ya que pese a ofrecer la posibilidad de matricularte en una lengua u otra, castellano o valenciano, finalmente acababas recibiendo en castellano asignaturas matriculadas en valenciano y viceversa. Queda patente la existencia de un intento por ampliar el sistema educativo al plurilingüismo, pero ahora lo que falta es una estructura y un método estables, no sólo sobre el papel, sino también el la práctica, ya que a todo esto hay que añadirle la necesidad de recursos económicos y de personal en una época de recortes continuos.

Fuente: El País

Foto/ Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...