Un juego de presentación: el pistolero

ninos-jug.jpg

Los lunes pueden ser un buen día para los juegos. Cuando reúnes a un grupo de chavales que no se conocen –bien porque es el primer día de campamentos bien porque estás haciendo un seminario entre clases de diversos colegios– , es importante romper el hielo con un juego de presentación que les permita recordar los nombres de forma rápida y que además entren en contacto unos con otros, se rían y pasen un buen rato.

El Pistolero es una buena opción. ¿En qué consiste y cómo se juega? Todos los participantes deben formar un círculo. Entonces, se sientan en el suelo (mucho mejor si es suelo de parquet para una mayor higiene de los participantes) y tienen que ir diciendo los nombres para que el resto puedan acordarse. Se pueden hacer una, dos o tres rondas, las que se consideren necesarias y suficientes para que todos se acuerden de los nombres.


Los jugadores se levantan y se escoge a un voluntario, que será el pistolero. El pistolero se sitúa en medio del círculo. Y empieza a girar con los brazos en alto (dibujando un ángulo de 90 grados con las piernas), como si estuviera apuntando a la gente que está en el círculo exterior. Cuando quiera, puede parar de dar vueltas. Sus manos señalan a alguien. Este alguien debe agacharse inmediatamente.

El jugador que está a su izquierda y el jugador que está a su derecha se tienen que girar para mirarse el uno al otro y han de intentar decir tan rápido como puedan el nombre del otro. El que lo diga más rápido, gana. El otro, queda eliminado, y tendrá que sentarse en el suelo, descalificado, pero continuará formando parte del círculo para poner más dificultades al juego.

La operación se repite. El pistolero vuelve a dar vueltas y vuelve a apuntar a otro jugador. Las dos personas que están a su lado tienen que recordar el nombre del otro. El último que quede de pie es el ganador.

Foto1: Lauras512

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 3,33 de 5)
3.33 5 3
Loading ... Loading ...