Un estudio asegura que ser sociables reduce la demencia

Los resultados sugieren que tener una personalidad calmada y sociable, junto con un estilo de vida socialmente activo, colaboraría en disminuir aún más el riesgo de desarrollar la demencia.

Un estudio realizado recientemente, anuncia que tener una vida socialmente activa puede favorecer a reducir el riesgo de demencia.

Detrás del resultado de este estudio, se manifiesta la clara recomendación de mantener una agenda completa, lo que podría postergar el padecimiento de enfermedades mentales como la demencia, según informaron investigadores en Suecia.

Las personas socialmente activas que no se estresan con facilidad, tienen un 50 por ciento menos de riesgo de desarrollar demencia, es resulta de la comparación de hombres y mujeres que suelen aislarse y ser propensos a angustiarse, según indicaron los expertos en la revista médica Neurology.

Otros antecedentes, eran capaces de sostener en algunos estudios que la angustia puede afectar ciertas partes del cerebro, como el hipocampo; lo que podría conducir a la demencia. Estas afirmaciones se desprenden de declaraciones de Hui-Xin Wang, del Instituto Karolinska en Suecia, quien ha sido el director del estudio.


Además, los resultados sugieren que tener una personalidad calmada y sociable, junto con un estilo de vida socialmente activo, colaboraría en disminuir aún más el riesgo de desarrollar la demencia.

Vale destacar que alrededor de 24 millones de personas en todo el mundo sufren pérdida de memoria, problemas de orientación y otros síntomas que señalan la presencia de Alzheimer y otras variantes de demencia.

Los pronósticos para el futuro no demuestran ser más optimistas ya que, según dicen estos investigadores, la cantidad de personas con demencia podría cuadruplicarse para el año 2040. Este panorama invita claramente a efectuar un cambio profundo en las conductas cotidianas y habituales del comportamiento. Esta cifra ayuda a tomar conciencia acerca de la importancia de comprender mejor la condición.

En el estudio sueco se involucró a 506 adultos mayores sin demencia al ser examinados por primera vez. En primer lugar, los voluntarios completaron cuestionarios sobre sus características de personalidad y estilo de vida, y posteriormente se sometieron a un seguimiento de seis años de duración.

Como resultado se pudo observar que en ese lapso, 144 personas desarrollaron demencia. Los hombres y mujeres más activos y menos estresados fueron un 50 por ciento menos proclives a ser diagnosticados con la enfermedad.

La buena noticia es que los factores de estilo de vida pueden modificarse, a diferencia de los genéticos, sobre los que no se puede ejercer control, según dijo Wang. Pero estos son resultados preliminares, por lo tanto aún no está claro cómo influye la actitud mental en la demencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...