Tipos de sesiones en la musicoterapia

La musicoterapia es una terapia que utiliza la música como medio de comunicación entre el terapeuta y el paciente. Básicamente existen dos tipos de sesiones, aquellas activas y aquellas receptivas. Conoce cuales son las diferencias y beneficios de cada una de ellas.

Musicoterapia

No hace mucho tiempo atrás hemos conocido algunos detalles de la musicoterapia. Nos hemos enterado realmente de qué se trata, y en qué casos puede ser utilizada. Sin embargo, el tema de hacer terapia utilizando la música como medio de comunicación es una cuestión que abarca mucho contenido, razón por la que nos vimos en la obligación de volver a hablar de ella para poder abordar con claridad esta nueva tendencia que está ayudando a muchísimos chicos.

La musicoterapia puede ser utilizada en casos de niños hiperactivos, depresivos o agresivos,  como tratamiento contra el dolor, en intervenciones, en el ámbito psicológico para enfocar al trabajo de crecimiento personal en niños sin problemas, etc. Sin embargo, cuando un adulto lleva a un niño a una sesión de musicoterapia, ¿con qué se encontrará?

Pues bien, debemos decir que la sesión de musicoterapia puede ser básicamente de dos tipos, Activa o Receptiva.

  • Activa: En este caso, la sesión requiere de una participación bien directa del niño. Este actuará musicalmente por medio de su cuerpo, de los instrumentos musicales y de la voz. Es de esta manera que el terapeuta establecerá dialogo con el niño, o como este lo hará con el grupo. Se trata de una sesión colectiva a través de la cual los niños van dejando salir todas aquellas emociones que le resultan difíciles expresar
  • Receptiva: En este caso, a diferencia del anterior, la sesión consiste en que el niño proyecte sentimientos, vivencias, emociones, experiencias, etc. mientras escucha música.

Además debemos saber que en general el musicoterapeuta trabaja en contacto con un psicólogo. Esto es así porque como la música trabaja para facilitar la expresión de sentimientos reprimidos, algunos de los cuales al niño le resulta difícil de expresar. Por ejemplo, cuando el psicólogo le pide hablar de determinados temas. El trabajo en conjunto de ambos profesionales puede traer resultados muy positivos para el niño. La músicaterapia logra llevar al niño a sentirse muy cómodo, lo que lo ayuda a expresarse.

De todos modos, es también importante entender que cuando un niño consigue expresar sus emociones en la terapia, eso no quiere decir que pueda hacerlo con todo el mundo. Es necesario que los adultos le demos el tiempo necesario, tanto al terapeuta para que pueda trabajar, como al niño para que empiece a mostrar los resultados de una terapia muy recomendada.

Fuente: Solohijos
Foto: Musicoterpia en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...