Terapia sistémica para familias y niños

La terapia sistemática para familias y niños se ocupa de los sistemas estructurales de las relaciones, de los subsistemas basados en uno mayor, de la integración de los miembros en él, del respeto hacia cada uno de los miembros, etc. Se trabaja sobre las jerarquías, la permeabilidad de los miembros y las formas de organización de los sistemas.

Para hablar de terapia sistémica de forma completa tendríamos que abarcar muchísimos temas, incluso viajar hasta las décadas de 1950 y 1960, años en los que su aplicación adquirió un desarrollo que ha continuado hasta la actualidad. Es por eso que en este post se buscará conocer los conceptos básicos de la terapia sistémica, para que todos podamos entender de qué se trata.

Terapia sistémica para familias y niños

En sus principios la epistemología sistémica en su aplicación a la terapia familiar fue desarrollada especialmente estudiando la dinámica de la organización familiar. De ahí que en la actualidad se la llame terapia familiar sistémica, como una forma global de nombrar a las lecturas sistémicas que se ocupa de las organizaciones humanas en general.

En términos generales podríamos decir que dichas lecturas sistemáticas están basadas en diferentes teorías y lecturas etimológicas, apoyadas en concepciones sistemáticas como la Terapia familiar sistémica TFS, Terapia de pareja, o en grupos. Las mismas se nutren de tres grandes fuentes:

  • Teoría General de Sistemas: Esta teoría se basa en el pensamiento de que un sistema es un conjunto de elementos en interacción dinámica. Según la teoría general de los sistemas, cualquier cambio en un miembro del sistema afectará a los demás, hablando de “totalidad”, y no de “sumatividad”.
  • Feedback: Este concepto determina que todo tipo de conducta de un miembro perteneciente a un sistema se transforma inmediatamente en información para los demás miembros. A partir de esta premisa se habla de feedback positivos o negativos, según  las acciones llevadas a cabo por el miembro.
  • Teoría de la comunicación: Esta teoría está basada en el hecho de que todo comportamiento de un miembro de un sistema se transforma en un mensaje para los demás miembros.  El silencio, la mirada, la indiferencia, la alegría, la tristeza, todo tipo de comportamiento comunica algo.

Pero no solo la terapia sistémica está basada en estas tres grandes fuentes, sino que también utiliza conceptos evolutivos. Por ejemplo, considerando diferentes etapas de desarrollo, por ejemplo, el  noviazgo, matrimonio, procreación; o niñez, adolescencia, maduración, dentro de un sistema familiar. Lo que ocurra en cada una de esas fases, como así también las crisis que acompañen el paso de cada fase evolutiva hacia otra, son de suma importancia para la Terapia Sistemática.

Basada en estos principios, la/el terapéutica se ocupa de los sistemas estructurales de las relaciones, de los subsistemas basados en uno mayor, de la integración de los miembros en él, del respeto hacia cada uno de los miembros, etc. Se trabaja sobre las jerarquías, la permeabilidad de los miembros y las formas de organización de los sistemas.

Fuente: Minsa

Foto: Familia por Freddy Agurto Parra en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...