Técnicas para lidiar con el estrés durante la adolescencia

El estrés es uno de los problemas más comunes entre los adolescentes, que experimentan en sus vidas cambios académicos, sociales, psíquicos y afectivos a la vez. Para combatir el estrés existen 10 técnicas que ayudan a los adolescentes a afrontar los problemas sin caer en el nerviosismo o la desesperación.

La adolescencia es un período difícil en la vida de todo individuo, unos años en los que se pasa por todo tipo de cambios físicos, emocionales, sociales y académicos. A menudo, este paso de niño a adulto acarrea tener que lidiar con múltiples situaciones de estrés; por lo que adquirir las habilidades para lidiar con el estrés evita que los jóvenes caigan en la ansiedad, la depresión y enfermedades físicas derivadas de esta tensión.

El estrés no desaparecerá del todo, pero los adolescentes pueden aprender técnicas para afrontar de forma eficaz los períodos donde se mezclan nervios y tensión, logrando mantener la mente fría para cumplir con sus metas. A continuación, te presentamos las 10 técnicas más comunes para lidiar con el estrés durante la adolescencia:

  • Elaborar una agenda diaria: disponer de un horario flexible donde apuntar las tareas académicas, los exámenes y los ratos de ocio contribuye a disipar las situaciones de estrés. Asimismo, en aquellas ocasiones donde nos encontramos abrumados podemos suprimir las actividades más superfluas, para no vernos con el tiempo encima. Además, es importante que te concedas siempre pequeños descansos a lo largo del día.
  • No abandones tus tareas: las responsabilidades se acumulan a medida que uno se hace mayor y sentirse abrumado por los montones de deberes pendientes, la cita con la pareja, las tardes con los amigos y cumplir con las tareas de la casa puede generar mucho estrés. Sin embargo, no caigas en la tentación de centrarte en un único aspecto de tu vida y trata de compaginar las responsabilidades mediante la planificación.
  • Piensa en positivo: cuando un problema se presenta de improviso y sólo nos centramos en los efectos negativos no seremos capaces de afrontar el estés que conlleva. Además, deprimirte afecta a la autoestima, da una mala actitud hacia el trabajo y se es incapaz de resolver el problema. En cambio, ser optimista te dará una mejor perspectiva y una solución a los problemas.
  • Mantén una vida sana: las personas que realizan ejercicio con regularidad y mantienen una dieta saludable tienen un cuerpo más sano y son más capaces de manejar las situaciones de estrés, además de mejorar su rendimiento académico. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda hacer 1 hora de ejercicio al día; así como comer frutas y verduras y productos lácteos bajos en grasa, evitando el azúcar, la cafeína, el alcohol y las comidas ricas en grasas.
  • Dormir es una prioridad: las personas que van menos descansadas pierden la capacidad de lidiar con el estrés, concentrarse y sacar provecho de las horas invertidas en una tarea. Según la Fundación Nacional del sueño, los adolescentes deben dormir unas 9horas y 15 minutos diarios para funcionar a pleno rendimiento. Recuerda que invertir horas de sueño en estudiar es contraproducente, ya que aumenta la desconcentración.
  • Encuentra un pasatiempo poco exigente: las personas que son felices tienen mayores facilidades para abordar los problemas que surgen, haciéndoles frente sin estresarse. Encontrar un pasatiempo que no nos cree obligaciones ni horarios –leer, salir a correr, pintar, etc.– y que nos haga sentirnos bien con nosotros mismos ayudará a reducir esos períodos de estés tan propios de la adolescencia.
  • Aprende técnicas de respiración: en momentos puntuales de estrés, es recomendable sentarse en una silla por cinco minutos, cerrar los ojos y tomar grandes bocanadas de aire a un ritmo muy lento mientras ponemos una mano en el estómago. Asimismo, existen multitud de otras técnicas centradas en la meditación y el control de la respiración para conseguir mantener a raya las situaciones de estrés.
  • Practica técnicas de relajación muscular: el estrés también tiene efectos negativos sobre nuestro físico, afectando al organismo. Una técnica para relajar los músculos cuando se está nervioso consiste en acostarse con los brazos al lado del cuerpo, cerrar los ojos y tensionar los músculos durante 5 segundos antes de soltarlos; haciendo varias series hasta que nos encontremos mejor.
  • Habla de tus preocupaciones: Si bien es cierto que en la adolescencia se espera que las personas aprendan a ser autónomas y responsables de sí mismas, nadie es capaz de hacer todo por sí mismo. Las preocupaciones que nos puedan rondar por la cabeza se afrontan mejor y sin tanto estrés cuando lo comunicamos a nuestra red de apoyo: padres, profesores y buenos amigos.
  • La perfección no existe: En Primaria todos hemos sido los más listos, los más populares, los más guapos o los más queridos pero en la adolescencia todo cambia. El perfeccionismo o los objetivos fuera de nuestro alcance sólo incrementan el estrés, recuerda que eres una persona con sus límites, que puede pedir ayuda o decir que ‘no’ cuando se siente abrumado.

Imagen: martinak15

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...