¿Qué tipo de lector eres? ¿Eficaz o ineficaz?

Veamos algunas observaciones para ver qué tipo de lectores somos, y en su caso, como podemos mejorar nuestra lectura.

¿Qué tipo de lector sos?

¿Qué tipo de lector sos?

Recientemente hemos comenzado a abordar la importancia y beneficios que obtenemos de una lectura rápida, si es que a ésta la empleamos adecuadamente. Si logramos leer rápido, de una forma correcta, comprendiendo la esencia del texto, conseguiremos ser buenos lectores, eficaces y rendidores.

Para poder conseguir este objetivo, no solo debemos saber cómo leemos en estos días, sino también tener en cuenta algunos aspectos sobre lo que implica la lectura. En este sentido, es necesario saber que leer implica cuestiones físicas y mentales. En lo que respecta a esta última, la lectura se debe relacionar directamente con la comprensión.

En cuanto a las cuestiones físicas, el leer implica movimientos de ojos. Estos movimientos se pueden clasificar en: Fijación, cuando los ojos se paran para leer; Movimientos sádicos, cuando los ojos siguen el hilo de las palabras; y Barrida de retorno, cuando los ojos llegan al final de una línea y deben pasar a la otra. Estos movimientos deben hacerse adecuadamente.

Ahora bien, considerando estas cuestiones que implican leer, pasemos a ver algunas observaciones para ver qué tipo de lectores somos, y en su caso, como podemos mejorar nuestra lectura.


Comenzaremos con algunas consideraciones de los lectores ineficaces.

Leen todo el texto con una misma velocidad, sin diferenciar. En este punto, es necesario tener en cuenta que la velocidad de lectura debe ser adaptada según lo que se esté leyendo en particular sobre el texto. Hay partes que son mucho más relevantes que otras, según cuál sea nuestro punto de estudio sobre el texto en cuestión.

Movimientos ineficientes de los ojos. Acá debemos diferenciar:

  • Regresiones innecesarias: Muchos lectores vuelven atrás en el texto para releer algo, sin ser relevante.
  • Movimientos arrítmicos: Esto es cuando los ojos saltan alrededor de la página, produciéndose en mayor medida cuando el lector está cansado.
  • Barridas de retorno defectuosas: Hay inconvenientes para pasar rápido de una línea a la otra.

Superficie de fijación baja: Se perciben pocas palabras cuando los ojos se fijan en un texto.

Subvocalizacion. Esto significa decir las palabras mientras se va leyendo. Se debe evitar subvocalizar, ya que retrasa la lectura.

Y debemos agregar la poca concentración. Un lector ineficaz se distrae fácilmente, o piensa en cosas mientras ejerce la lectura. Hay que lograr una plena concentración en el texto para permitir una buena comprensión de la esencia del mismo, y así ser lectores eficaces. Y de más está decir, que la poca concentración no ayuda a conseguir una lectura rápida.

Por otro lado, los lectores eficientes se encuadran con los siguientes lineamientos:

Lectura más rápida, obteniendo leer el texto aproximadamente 4 veces más rápido que un lector común.

Movimientos de ojos suaves y coincidentes al hilo de las palabras del texto. Generalmente suelen hacer pocas regresiones, haciéndolo cuando el dato es relevante al punto de estudio. Así mismo, la capacidad de fijación es mayor, consiguiendo captar varias palabras cuando fija la mirada.

Existe poca subvocalizacion, y un considerable grado de concentración, retención y memoria.

Quienes se encuentren reflejados con los lectores ineficaces, solo deben saber que pueden mejorar su lectura llegando a ser un lector eficaz, con una lectura rápida y compresiva. En próximos post veremos técnicas para mejorar nuestro hábito de lectura.

Foto: Leer por Skippyjon en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...