El estrés aumenta los problemas de memoria en los jóvenes

Pelota antiestrés para descargar los nervios

Pelota antiestrés para descargar los nervios

El estrés ha dejado de ser patrimonio y asunto de los adultos que, preocupados por cuestiones laborales o mal pasares económicos, sufren trastornos del sueño, problemas de salud y nervios de forma periódica.

De hecho, los jóvenes y también los niños pueden padecer estrés y aunque no siempre debe ser visto como un  indicador negativo -en otras ocasiones y de forma medida suele ser un potente movilizador y canalizador de energías-, la preocupación de los especialistas gira en torno a que quienes lo padecen de manera crónica no registran que se olvidan cosas, actividades, tareas o que les cuesta concentrarse a causa de su agotamiento o excesiva presión.

Y no es para menos pues la vorágine del mundo actual y cotidiano, las presiones en el hogar por parte de los padres, la necesidad de trabajar y estudiar al mismo tiempo, la dificultad para conseguir empleo o imposibilidad de autosuficiencia económica, entre muchas otras preocupaciones típicas de los jóvenes son la causante de un nuevo enemigo: la falta de memoria.


Cada vez con más frecuencia se pueden encontrar jóvenes de entre 20 y 30 años con problemas de memoria y, alertan los especialistas, es un indicio de que el estrés se instala antes de alcanzar la adultez.

«Las consultas de jóvenes de entre 18 y 30 años crecieron un 30%. Y siguen en aumento«, reconoció Daniel López Rosetti, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés (SAMES).

Fernando Torrente, jefe de Psicoterapia Cognitiva del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO), coincide y agrega: «Es muy común que se presenten pacientes jóvenes, ejecutivos o estudiantes universitarios con dificultades para memorizar, que postergan tareas o, directamente, evitan dificultades».

Según explican los profesionales, el hipocampo, región fundamental para el correcto funcionamiento de la memoria, es sumamente sensible a los efectos del estrés; y se encuentra asociado con la capacidad de lograr memoria y procesar nueva información.

«El estrés afecta la capacidad de aprender cosas nuevas», resumió Facundo Manes, también de INECO y del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.

Los expertos avanzan en que “como no se puede sostener la atención, hay cosas que se vuelven no memorizables», y tiene que ver con la abundancia de estímulos, lo que limita aún más la atención y debilita la capacidad de concentración y memoria.

Es importante tener en cuenta que el estrés puede dejar secuelas físicas y psíquicas y que cuanto más tardía es la consulta por los síntomas del estrés, más difícil es revertir el cuadro.

Fuente: DERF

Fotografía: Carina Ice en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...