Para estudiar nunca es tarde

Con los cursos de preparación para mayores de 25 años el sueño de ir a la universidad es posible para todos aquellos que dejaron de estudiar por cuestiones laborales

Los universitarios son cada vez más heterogéneos

El refrán famoso de “El tren sólo pasa una vez”, no sirve para hablar de la educación o la formación. Por suerte, el sistema educativo cada vez tiene más posibilidades para aquellos que por cualquier razón no pudieron seguir estudiando después de la primaria. Si tuviste que ponerte a trabajar muy pronto, ahora tienes la posibilidad de apuntarte a un curso de educación que te permita seguir haciéndolo sea cual sea tu edad.

Sea cual sea tu situación en aprendelo.com podrás buscar un curso que te permita seguir caminando en ese camino infinito que es el de la educación y formación. Si necesitas lograr el graduado en ESO, en la web puedes encontrar dos cursos. Y si necesitas un apoyo escolar, podrás encontrar un curso específico de esta temática. Si lo que necesitas es prepararte para el acceso a la universidad, pues hay  cuatro entre los que escoger.

Quizás, ésta última opción sea de las más solicitadas en los últimos tiempos. En una sociedad como la actual en la que la educación forma parte de la vida cotidiana, muchas personas dejaron de estudiar obligados por cuestiones económicas y ahora se les presenta una nueva oportunidad. Se trata de unas pruebas específicas que organizan anualmente las universidades, normalmente en el primer trimestre del año, para que las personas mayores de 25 años ingresen directamente en la Universidad. Los interesados en superar estos exámenes deberán tener más de 25 años o cumplirlos antes del 1 de octubre del año en curso.



Las pruebas de acceso se pueden realizar en cualquier universidad que organice la prueba y que además imparta la titulación que interesa al futuro alumno. Esto es importante, ya que hay que tener en cuenta que la superación de la prueba otorga la posibilidad de acceso a las titulaciones que imparte esa institución en concreto. Las pruebas de acceso, cuyo desarrollo es competencia de cada universidad organizadora, constan de dos fases:

Por una parte está la fase general, que a su vez se estructura en tres ejercicios: un comentario de texto, lengua castellana, y lengua extranjera (a elegir entre inglés, francés, alemán, italiano, y portugués). Y después, la fase específica, que se estructura en cinco opciones, según las ramas a las que se adscriben las titulaciones: opción A (Artes y Humanidades), opción B (Ciencias), opción C (Ciencias de la Salud), opción D (Ciencias Sociales y Jurídicas) y opción E (Ingeniería y Arquitectura).

Fotografía: laembajada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...