Nociones básicas para mantener el control en el aula

El éxito de un docente en su profesión pasa por conseguir ser capaz de mantener el aula bajo control. Eso le permitirá cumplir con los objetivos que se ha marcado y desarrollar su trabajo de una forma placentera. Desgraciadamente, son muchos los profesores que se frustran ante la mala actitud de los estudiantes e incluso llegan a sufrir estrés continuado, ansiedad o depresión. No hay una fórmula mágica para manejar las clases y hacerse con el respeto de los alumnos pero sí que existen ciertas nociones básicas que a buen seguro ayudarán a los profesores en apuros. A continuación enumeramos algunas:

Nociones básicas de control del aula

Las recompensas funcionan mejor que los castigos.

  • Fija unas normas y cúmplelas. El primer día de clase es obligado informar a los alumnos de las normas de comportamiento en el aula y la evaluación de la asignatura. ¿Se puede llevar el móvil en clase? ¿Qué pasa si me olvido el material? ¿Qué pasa si no hago los deberes? Es importante que las normas de convivencia sean comunes a todo el centro para no confundir a los estudiantes. Y que las apliques siempre por igual si quieres que sean efectivas. Si no se puede mascar chicle nunca permitas que nadie lo haga, y por supuesto, da ejemplo, eres un modelo a seguir para los menores.
  • Eres el profesor, no un amigo. Es bueno mantener relaciones cordiales con los alumnos, pero si los tratas de la misma forma que a un amigo puedes perder tu autoridad, y por lo tanto, el control de la clase. Si es la primera vez que tienen contacto con un grupo es importante que te muestres firme los primeros meses, ya tendrás tiempo de sonreir.
  • Busca la motivación de tus alumnos. Lo ideal sería tener a alumnos que estuvieran interesados en aprender por el simple placer de tener más conocimientos, pero en gran parte de los casos no es así. Por ello a veces es una buena estrategia usar pequeñas recompensas para conseguir a cambio la atención de los alumnos. Terminar la clase con un juego, dar un tiempo de descanso o valorar en la evaluación la actitud en clase pueden funcionar.
  • Aprende los nombres de los estudiantes. Conocer el nombre los estudiantes es una tarea que no requiere mucho esfuerzo pero mejorará mucho tu relación con los alumnos. Hazles preguntas llamándoles por su nombre y se sentirán halagados en cierta forma por tu interés en ellos.
  • No improvises. Los alumnos se dan cuenta de si un profesor prepara o no prepara las clases y la valoración que tengan sobre él o ella dependerá en buena parte de esto. Una lección organizada permitirá que se alcancen los objetivos de aprendizaje que hay marcados para cada asignatura.

Foto:

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...