Más estrategias para afrontar la fobia escolar

En este artículo os mostraremos más medidas y estrategias para implementar cuando un pequeño tiene fobia escolar. Entre otros aspectos, nos adentraremos en qué hacer, cómo estimular al pequeño y cómo actuar frente al rechazo al colegio.

Estrategias para afrontar la fobia escolar

En ¿Cómo afrontar la fobia escolar? nos adentramos en el miedo exagerado que experimentan algunos niños cuando llega el momento de ir a la escuela y os dimos algunas estrategias de intervención para aplicar en dicha situación. En esta ocasión, continuando con este importante tema, os mostraremos más medidas para implementar cuando un pequeño tiene fobia escolar.

Sin más preámbulos, pasemos directo a las estrategias.

Llevar al niño al colegio. Aplicar una rutina determinada y concentrarse en prepararse y salir. Por ejemplo, si el niño va de mañana habrá que levantarse a una hora determinada, vestirse, tomar el desayuno y salir. Hay que contribuir a que el niño adopte este hábito. Hasta que sea así, los padres deberán guiar a los niños y estarles detrás para que realicen todo lo necesario y luego ya puedan partir al colegio. Atención a las rabietas o a las caras de los niños, no hay que ser sentimentales en estas ocasiones.

Fomentar el hecho de que asistir a clases sea algo normal. En este punto nos adentramos especialmente en los niños que no han asistido a clases por un tiempo determinado y les cuesta adentrarse nuevamente a la escuela. Si es necesario habrá que dialogar con los maestros y el director de la escuela. Las medidas a implementar en esta situación son:

  • Que un personal del colegio, puede ser el maestro, director u otro miembro, espere al niño a la entrada del colegio y lo acompañe a la clase. Debe haber mucha discreción para evitar que los otros pequeños lo noten.
  • Lograr que el niño pase tiempo donde este seguro. Por ejemplo, si un niño entra en una nueva clase y no está seguro, se le puede permitir que pase tiempo con su anterior maestro y que de a poco se vaya integrando al nuevo medio.
  • Llevar al niño a la escuela en horas en que no haya clases, esto puede lograr que el niño esté mas cómodo y vaya ganando confianza en el establecimiento educativo.
  • Organizar una asistencia a tiempo parcial. Es decir, que el niño vaya incrementando paulatinamente el tiempo que permanece en el colegio.

Reforzar los comportamientos positivos de asistencia al colegio. Decir y demostrarle al niño que ir al colegio es magnífico, hacerle notar todos los aspectos buenos que tiene. Para concretar esta estrategia pueden tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Decirle lo grandioso que fue para vosotros el colegio.
  • Conversar sobre cómo le va en el colegio, qué le gusta más, qué hacen en determinada clase…
  • Llevarlo al colegio, irlo a buscar y de ahí llevarlo a la plaza o prepararle una merienda especial o su almuerzo preferido.

Establecer un sistema formal de recompensas. Es decir, el niño ganará premios (o puntos que luego podrá canjear por paseos, comidas especiales, etc.) por estar listo para ir al colegio, por asistir a clases y participar en ellas. Con el correr del tiempo, el sistema se irá eliminando hasta que el comportamiento ya sea un hábito normal del niño.

En caso de aplicar estas estrategias de intervención y que el niño siga manifestando aspectos típicos de la fobia escolar, os recomendamos visitar a un medico.

Fuente: Gobierno de Canarias

Foto: Wikihow

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...