Marco común de referencia europeo para las lenguas

¿Cómo mandar un currículum al extranjero en el que podamos especificar con detalle nuestras habilidades lingüísticas? Para ello se ideó en 1991 el Marco Común de Referencia Europeo para las lenguas. Una única forma de evaluar los conocimientos en cualquier idioma teniendo en cuenta sus tres pilares esenciales: comprensión, habla y escritura.

La palabra ‘común’ es muy común, valga la redundancia, desde que entró en vigor la Unión Europea. Moneda común, por ejemplo, o crisis común. Aunque para algunos mucho más común que para otros. La cuestión es que en esta apuesta por la uniformización de todo, ligada y propia del proceso de globalización, se van añadiendo cada vez más y más conceptos para permitir a los ciudadanos de esta gran hermandad desplazarse de uno a otro estado con comodidad. Ya sea para hacer turismo, para trabajar o para hacer negocios. Las fronteras físicas se diluyen, pero lo hacen pese a las grandes diferencias culturales y estructurales que hay a cada lado de ellas.

Bandera de la Unión Europea en Estrasburgo


Y ahí viene una de las grandes: la lingüística. Pese a que la supremacía económica -y cultural- en Occidente de Estados Unidos ya ha decidido por nosotros el idioma que debemos dominar para movernos por el mundo, lo cierto es que aún es complicado desplazarse por el Viejo Continente sin conocer la lengua del lugar de destino. Hay decenas de ellas, y es frecuente que la ciudadanía europea sienta interés por alguna o varias de ellas. Ya sea por hobby o por motivos laborales. A las más populares, como el inglés, el alemán o el francés, se suman otras como el sueco, el neerlandés o incluso el catalán, castellano y gallego.

¿Cómo mandar un currículum al extranjero en el que podamos especificar con detalle nuestras habilidades lingüísticas? Para ello se ideó en 1991 el Marco Común de Referencia Europeo para las lenguas. Una única forma de evaluar los conocimientos en cualquier idioma teniendo en cuenta sus tres pilares esenciales: comprensión, habla y escritura.

El Marco Común de Referencia se divide en seis niveles, ordenados del conocimiento más básico al más exhaustivo: A1, A2, B1, B2, C1 y C2. De este modo, mientras el A1 certifica solo el dominio de frases y expresiones sencillas, el C2 hace lo propio con el dominio casi absoluto del idioma, con comprensión de temas complejos y capacidad de expresarse con todo tipo de matices. Lo más habitual en el mundo laboral, por tanto, es moverse con los niveles B1 y B2, alcanzando el C en casos en los que se requiera un dominio importante de la lengua.

En lo que a conocimiento del inglés se refiere, y tomando como referencia los certificados de la Universidad de Cambridge, el nivel B1 se corresponde con el PET, y el B2, con el First Certificate. El C1 es lo que popularmente se conoce como Advanced, mientras que el C2 es el equivalente al Proficiency. En el siguiente enlace de Infoidiomas encontraréis la equivalencia entre certificados y nivel de conocimientos para las diferentes lenguas integradas en el Marco de Referencia Europeo.

Foto: François Schnell en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...