Manualidades con latas, el reciclaje hecho arte

Una buena forma de reciclar es darle un uso distinto a aquello que de otro modo iría a la basura. Las latas de refresco son un buen ejemplo, y uno de los más versátiles. El aluminio laminado es un material fácil de cortar y doblar, aunque siempre con mucho cuidado de no hacerse daño. Otras latas son de estructura más dura, pero ofrecen a cambio la parte superior abierta, lo cual las convierte en el recipiente perfecto a decorar. En este artículo os proponemos algunas manualidades con latas.

Es innecesario a estas alturas extenderse en lo importante que es reciclar, aunque muchos aún no lo tengan en cuenta. Y una buena forma de hacerlo, más allá de usar correctamente los contenedores o reutilizar los envases, es darle un uso distinto a aquello que de otro modo iría a la basura. Las latas de refresco son un buen ejemplo, y uno de los más versátiles. El aluminio laminado es un material fácil de cortar y doblar, aunque siempre con mucho cuidado de no hacerse daño. Otras latas son de estructura más dura, pero ofrecen a cambio la parte superior abierta, lo cual las convierte en el recipiente perfecto a decorar. En este artículo os proponemos algunas manualidades con latas.

Conviértete en el rey del reciclaje.

  • El cenicero de lata de refresco, todo un clásico. Porque aunque fumar ya no está de moda, le podemos dar un uso alternativo como platito, por ejemplo. Hay quien los vende como manualidad, pero la verdad es que su elaboración es tan fácil que cualquiera puede hacerse el suyo. Basta con recortar y deshechar la parte superior de la lata, cortar las paredes de la parte restante a tiras hasta alcanzar la base y doblar cada una de las tiras sobre la de su derecha. En este vídeo sobre cómo hacer un cenicero con una lata podemos observar el proceso. Si nos sobran muchas anillas, podemos aprovecharlas para hacer una pulsera con anillas de latas de refresco.
  • Zancos con latas, improvisando con estilo. ¿Estás montando una gincama? Pues la prueba de los zancos no puede faltar, y te bastará con un par de latas del mismo tamaño (medio- grande) para elaborar unos. Decóralas con pintura de aerosol, agujerea ambos lados de su extremo superior con la ayuda de un martillo y un clavo y ata un cordel que pase por su interior. Este servirá para que quien se suba a los zancos se agarre a ellos y pueda andar, así que debe ser lo suficientemente largo como para permitirlo y, sobretodo, estar bien sujeto a la lata.
  • Lata-lámparas, ¿quién dijo Ikea? Si quieres darle un toque original a tu hogar, nada mejor que una lámpara hecha con latas de conserva. A priori puede parecer algo vulgar, pero no será así si lo hacemos con gracia. El procedimiento es similar al de la elaboración de los zancos, pero agujereando la parte inferior de la lata para que pueda pasar el cable de la bombilla.

¿Te gustan estas ideas? ¿Tienes alguna más? ¡Compártela con nosotros! Ten en cuenta que el mundo de las latas solo tiene el límite que marque tu imaginación, y que basta con recortarlas (en el caso de las de refresco) o decorarlas (en el de las de conservas y similares) con gracia para darles una magnífica nueva utilidad.

Foto: Urban Woodswalker en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...