Los universitarios ya no son tan jóvenes

El 70% de los estudiantes universitarios de nuevo ingreso son mayores de 25 años, con trabajo o con una familia ya formada; según un estudio de MarketPlace. El sistema universitario no está adaptado a estos nuevos alumnos, quienes tienen serias dificultades de conciliación.

universidad

La idea tradicional de un estudiante de primer año de Universidad es el de un joven de 17 o 18 años, sin experiencia laboral y quizás con una idea no muy clara de lo que realmente quiere estudiar. No obstante, un nuevo estudio de MarketPlace muestra que un 70% de los alumnos universitarios no se corresponden a esta imagen de joven novato; sino que son mayores de 25 años, trabajadores o con una familia formada.

Es común encontrar en la universidad a personas adultas que realizan cursos de reciclaje o que acceden a una formación de máster para poder progresar en su empresa; en definitiva, un perfil de profesional que regresa a las aulas pero que realizó su base formativa cuando era joven. Con todo, cada vez es más frecuente hallar a adultos que no pudieron estudiar en su momento y ahora tienen la oportunidad, hasta representar el 70% de la población estudiantil universitaria.

El cambio de perfil debe estar acompañado por una respuesta de las instituciones universitarias para adaptar sus formas de enseñanzas a un alumno que tiene otras responsabilidades como un trabajo a jornada completa o una familia. Actualmente, muchos adultos que regresan a las aulas de primer año de grado se encuentran con grandes obstáculos como la asistencia obligatoria, métodos de trabajo en equipo u horarios incompatibles.

Precisamente esta es una de las principales quejas de los alumnos no tradicionales, que piden a las universidades conocer los horarios con mayor margen o que estos sean fijos de modo anual. Y es que los alumnos trabajadores deben estar pendientes de los días de clase, entregas y demás para poder solicitar días u horas libres en los trabajos, haciendo muy difícil la conciliación entre estudios y empleo.

Si eres mayor de 25 años y tienes la posibilidad de acceder a la universidad pero te da miedo tener que estudiar mientras trabajas, piensa que no es un reto imposible pero sí uno que exige una gran planificación y constancia para no fallar en nada. Saber combinar formación y trabajo te ayudará a ser aún más responsable y a priorizar aquello que es realmente importante para ti. Serán unos años estresantes con poco tiempo libre, pero merecerán la pena en todos los aspectos.

Imagen: © monkeybusi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 2,00 de 5)
2 5 1
Loading ... Loading ...