Los alumnos madrileños podrán llevar ‘tuppers’

Los estudiantes de centros públicos de la Comunidad de Madrid podrán llevar tuppers con comida de casa, según ha anunciado el Gobierno regional; sumándose a los alumnos catalanes y valencianos. No obstante, la financiación para adecuar las instalaciones deberá ser abonada por el propio centro, por ello, la decisión recaerá en cada el consejo escolar.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid permitirá a los alumnos de los centros públicos llevar tarteras con la comida de casa a partir del próximo mes de setiembre, según contempla un nuevo borrador de la Orden de la Consejería de Educación que regula los comedores escolares colectivos. La medida afectará a los 791 centros públicos de la Comunidad de Madrid, pero no se podrá aplicar en la educación concertada o privada.

Los alumnos de Madrid podrán llevar tuppers

Los alumnos de Madrid podrán llevar tuppers

La Comunidad de Madrid se suma a Cataluña y a la Comunidad Valenciana al quitar la prohibición de llevar tupper de casa. La decisión tomada por el Gobierno de Esperanza Aguirre afectará únicamente a los centros públicos de la comunidad autónoma bajo el pretexto de “ayudar a las familias a hacer frente la crisis y darles la libertad de elegir”.

Sin embargo, este cambio normativo no implicará que todos los alumnos puedan llevar la comida de su propia casa desde el inicio del curso ya que será el consejo escolar de cada centro, formado por padres y maestros, el que determine si el comedor ofrecerá la opción de dejar entrar o no el tupper  y en qué condiciones hacerlo. Algunos centros disponen de las instalaciones necesarias, otros deberán llevar a cabo reformas (con mes y medio escaso para ello) para adaptar las instalaciones para poder conservar y calentar los alimentos mediante la adquisición de neveras y microondas.

Sobre este aspecto, el Gobierno de la Comunidad de Madrid se lava las manos. El portavoz de Educación admitió que los centros públicos no contarán con fondos extra para adaptarse al uso de la tartera. Eso sí, desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid se elaborarán unas recomendaciones para regular el uso del tupper por parte de los alumnos, como los requisitos sanitarios hasta la reorganización del servicio de comedor. Así pues, serán los propios centros los que deberán hacer frente a las nuevas necesidades con el presupuesto de que disponen, que se ha visto menguado y cada vez suma nuevas responsabilidades que cubrir.

En este sentido, el PSM se opone a la medida que califica de “predemocrática”, mientras que la federación de asociaciones de padres mayoritaria teme que esconda el fin de las ayudas al comedor. No son infundadas las sospechas, el Gobierno de Esperanza Aguirre anunció un tijeretazo de 26 millones en las becas de comedor y libros (un 26% menos), aunque posteriormente se materializó en la desaparición de las ayudas de material escolar.

De hecho, la convocatoria para las becas de comedor se abrirá en septiembre en lugar de en junio, como se había hecho hasta ahora. En el curso 2011-2012, la Comunidad destinó 29,3 millones a becas de comedor, de las que se beneficiaron 112.000 familias con ayudas desde 275 a 525 euros según la renta. ¿A cuánto ascenderá el presupuesto para becas? Aún no se sabe, habrá que esperar a setiembre.

Foto: nopsa.hiit.fi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...