Los 10 trucos para incrementar la capacidad de memorización

Los estudiantes deben tener una gran capacidad de memorización para interiorizar los contenidos exigidos para superar un examen. Si eres un alumno con dificultades para recordar fechas, fórmulas o listados, puedes poner en marcha estas 10 técnicas para incrementar tu memoria.

memoria

La memoria es una de las cualidades que más deben desarrollar todos los estudiantes, ya que en el actual sistema educativo se valora más los conocimientos memorizados que las habilidades aprendidas. Cuanto más se esfuerza un alumno en interiorizar nuevos contenidos, más facilidad adquiere para retener esta información; consiguiendo memorizar más información cada día. La capacidad de memorización de los estudiantes mejorarse mediante las siguientes técnicas:

1. Haz asociaciones creativas: La mejor forma de interiorizar los conocimientos estudiados en una jornada de estudio es mediante la elección de elementos que se puedan asociar con los originales que deben ser recordados. Por ejemplo, crear una palabra con las iniciales de un interminable listado o los elementos químicos te ayudará a retener esta información en tu cabeza durante mucho tiempo. Otra posibilidad es anotar las comparaciones para no olvidarlas.

2. Descansa de vez en cuando: Nuestra capacidad de memorización va reduciéndose a medida que pasan las horas, especialmente si trasnochamos o si estamos cansados mientras estudiamos. Lo ideal es dividir el tiempo de estudio en varias partes, las que mejor encajen en tu forma de estudiar o tu rutina académica. Una sesión de una hora de estudio al día puede ser más productiva que una maratoniana jornada antes del examen.

3. Encuentra tu método de estudio: Cada persona tiene un método de estudios con el que se siente mejor, pero lo que muchos estudiantes obvian es que durante el proceso de aprendizaje también juega un papel importante el cuerpo. Algunas recomendaciones para asociar mente y cuerpo son leer en voz alta mientras se está de pie, hacer resúmenes, consultar las anotaciones mientras se va hacia el centro de enseñanza o dibujar figuras que remitan al contenido.

4. Repite lo que tengas que memorizar: Que no te de vergüenza leer los contenidos en voz alta para fijar mejor los temas, es una técnica que ayuda a retener la información mejor que si la copiaras en un resumen o un esquema. No sólo debes llevar a cabo esta técnica de mejora de la memorización, sino que idea es saturar el cerebro de todas las formas posibles para registrar más información.

5. Disminuye el ruido externo: Nada impide más la concentración que una habitación caótica con mucho ruido de fondo o con distracciones que te impidan estudiar. Elige un espacio de estudio con el menor ruido posible y pide a tus familiares o compañeros de piso que eviten hacer ruido en tus horas de estudio. Aunque escuchar música puede llegar a ser contraproducente, puedes optar por escuchar listas de reproducción pensadas para la lectora o ruido blanco que enmascare el ruido externo pero no llegue a desconcentrarte.

6. Siempre optimista: No te des por vencido ante la dificultad. Un truco para no dejarse vencer por la desesperación pasa por empezar a estudiar aquellos contenidos que menos nos gustan, ya que no nos veremos el tiempo encima y aún estaremos frescos. Igualmente puedes mirar de estudiar el contenido como una historia o recurrir a otros trucos nemotécnicos que te ayuden a no ver tus apuntes como una montaña de trabajo aburrido.

7. Encuentra tus horarios más productivos: No todo el mundo tiene el mismo ritmo de trabajo, siendo imposible estudiar para unos a primera hora de la mañana o de madrugada para otros. Debes tener claro cuál es el momento del día más adecuado para ti para estudiar, ya que esto influirá notablemente en tu capacidad de concentración. Cuando tengas claras tus mejores horas de trabajo, elabora un programa con los contenidos que debes estudiar en una sesión de estudio adecuada a ti.

8. No descuides tu cuerpo: Cuando se acerca una fecha de examen importante es típico dejar de lado el mundo y concentrarse sólo en el temario a estudiar. Este es un error, ya que no el nivel de concentración irá disminuyendo a medida que pasen los días. En época de exámenes no descuides tu alimentación ni tu cuerpo; programa una media hora de actividad física diaria y mantén una dieta sana en la que no falten las verduras y la fruta para conseguir mejorar tu concentración.

9. Desconéctate: Las redes sociales y los sistemas de mensajería instantánea han invadido nuestra vida, hasta el punto que muchas personas son incapaces de resistir la tentación de consultar su móvil a cada momento. En tus horas de estudio procura desconectar. En los casos más sencillos bastará con poner en silencio el móvil y resistirse a procrastinar en el ordenador o tablet; pero si te sientes incapaz de desconectar puedes instalar aplicaciones para bloquear estas apps en tus horas de estudio, dejar los aparatos en otra habitación o cerrar tus perfiles en redes sociales de forma temporal.

10. Ponte a prueba con juegos de memoria: no todas las técnicas para aumentar la memoria implican estudiar, también puedes incrementar tu capacidad de memorización con juegos. En la red existen multitud de opciones para mejorar la memoria, siendo el ajedrez uno de los juegos de memoria más clásicos. Además de divertirte, conseguirás tener más facilidad para retener nueva información en tu tiempo de estudio.

Imagen: johnhain

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...