Los 10 consejos para afrontar la Selectividad del curso 2015-2016

Las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) son uno de los exámenes más temidos por los estudiantes españoles, pues determinan en parte su ingreso a la enseñanza superior. Si quieres saber cómo preparar bien la Selectividad, apúntate estos 10 consejos.

selectividad

Las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) del curso 2015-2016 están a la vuelta de la esquina, pues los estudiantes de segundo de Bachillerato afrontan ya la recta final de su curso académico. Conocidas popularmente como la Selectividad, estas pruebas se dividen en varias jornadas que toman lugar en junio en las que los alumnos deben superar varios exámenes sobre las materias estudiadas; obteniendo así una nota que determinará en parte su acceso a la universidad.

Quienes ya hemos pasado por la Selectividad sabemos que es una prueba difícil, en la que sentimos que nos lo jugamos a todo o nada en unos exámenes que tienen fama de ser los más horribles de nuestra vida. No obstante, esto es del todo cierto. Nuestra entrada en la universidad también depende de nuestras notas durante el curso y si bien son unas jornadas estresantes, los exámenes no son insuperables.

Tratar de arreglar lo primero a unas semanas vista del final del curso es casi imposible, pero lo que sí podemos tratar de mejorar es nuestra preparación de las PAU. Si estás preparando tus exámenes de Selectividad pero no sabes muy bien cómo abordarlos, toma nota de estos 10 consejos para afrontar la selectividad este curso 2015-2016:

1. Lleva al día las asignaturas de Bachillerato: El contenido de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) es el mismo que el de las materias de segundo de Bachillerato, así que lo mejor para preparar la selectividad es estudiar durante todo el curso. Si has sacado buenas notas en los exámenes de Bachillerato, te será mucho más sencillo prepararte para la Selectividad.

2. Planifica tus horas de estudio: Una buena planificación puede ser clave para abordar los exámenes de la Selectividad sin renunciar a horas de sueño o a la vida social. Haz un calendario con lo que debes estudiar cada día, asegúrate de no dejarte ningún tema o asignatura; pero hazlo de una forma realista. Cuando hagas la planificación de las horas de estudio debes tener en cuenta que también necesitas descansar y tener ratos libres de ocio.

3. Estudiar es igual a escribir: Para la mayoría de estudiantes, la mejor forma de retener en la cabeza lo que estás memorizando es plasmarlo en un papel. Bien sea en forma de resúmenes o esquemas, cada vez que plasmas una idea en el papel haces trabajar a tu cerebro y mejoras su memorización. Además, las PAU son exámenes escritos, por lo que hacer tus apuntes en papel puede ayudarte en el día del examen.

4. Del resumen a la síntesis: El estudio debe empezar por los libros y los apuntes de clase, de donde debes obtener un resumen con lo más importante, que es lo que realmente vas a estudiar. Una vez hecho esto, hila más fino y elabora un esquema con los conceptos principales para reforzar todas estas ideas básicas. También puedes seguir con un esquema u otras técnicas que te permitan desgranar las ideas principales con las que desarrollar el tema cuando debas hacer el examen.

5. Repasa, repasa y luego repasa: Las pruebas de acceso se componen de muchos exámenes, que a su vez tienen una gran cantidad de materia que estudiar. Ante tal cantidad de información, es posible que no te acuerdes de lo que has memorizado durante los primeros días; así que, para evitar esto en el examen, debes repasar lo estudiado. Los expertos apuntan que para recordar algo bien es necesario repasarlo un mínimo de cinco veces, siendo la primera vez al día siguiente de haberlo estudiado.

6. Adáptate a tu ritmo: No todas las personas son iguales y mucho menos los ritmos de estudio. Para poder preparar la Selectividad debes encontrar tu ritmo de estudio y no forzarlo. Por ejemplo, hay personas que estudian mejor por la mañana u otras que se sienten más centrados de noche; otros prefieren las bibliotecas frente a quienes sólo pueden estudiar en su habitación. Descubre cómo rindes más y créate una rutina en base a tu ritmo y tus gustos de estudio.

7. No sacrifiques el descanso: Los tiempos de descanso son igual de importantes que los de estudio, pues nos permite volver a recargar las pilas y estar centrados para una nueva sesión de estudio. Además de respetar tus horas de sueño (unas 8 horas), los expertos aconsejan hacer pausas de 10 minutos por cada hora y media de estudio; aunque debes ser tú quien ponga estos descansos en función de tu cuerpo.

8. Prepárate con exámenes anteriores: La mejor técnica para preparar un examen de Selectividad es haciendo exámenes de ediciones anteriores, de modo que podrás ver el tipo de ejercicios que se plantean en cada asignatura y prepararte mejor para tu examen. Gracias a los exámenes de cursos anteriores, podrás saber qué temas son recurrentes y la clase de ejercicios o respuestas que buscan los examinadores.

9. No te descentres: Una vez que te pones delante de un libro debes sacar de tu cabeza todo lo que no esté relacionado con esa materia; ya tendrás tiempo de ocuparte del resto en tus tiempos de descanso. Lo mejor es que dejes tu móvil en un cajón o sitio poco accesible y no te conectes a internet para evitar caer en la tentación de mirar tu Facebook, Whatsapp, Snapchat e infinidad de herramientas de distracción.

10. El día antes no se estudia: Es quizás el punto más difícil de cumplir, pues sentimos que debemos apurar al máximo las últimas horas disponibles para estudiar y estamos dispuestos a saltarnos todos nuestros límites por memorizar un dato más. Piensa que las jornadas de las PAU van a ser días los suficientemente duros como para machacarte así. Perdónate el último día y aprovecha para relajarte con los amigos, practicar deporte o pasar tiempo en familia; al día siguiente rendirás más.

Imagen: selectividad vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...