Las Universidades podrían determinar parte de la nota de la ‘reválida’ de Bachillerato

Las universidades podrían decidir parte de la nota de las ‘reválidas’ de Bachillerato, que determinan tanto el acceso al sistema universitario como la obtención del título. Una posibilidad que CRUE ha rechazado por poner en peligro el ‘distrito único’ de acceso a la universidad.

Multiple Choice Test

Las universidades se podrían encargar de parte de la puntuación de los exámenes de evaluación final de Bachillerato, que también determinan el acceso al sistema universitario, según avanzó el presidente de CRUE Segundo Píriz tras la celebración de la asamblea de rectores en Santiago de Compostela. Píriz teme que con este sistema se acabe con el ‘distrito único’ universitario.

Las pruebas de evaluación externa de Bachillerato mantendrán los 14 puntos de nota máxima para acceder a la universidad, pero la forma de puntuar será diferente. Con el nuevo sistema de evaluación propuesto, el Ministerio de Educación se encargaría de la puntuación de las pruebas de los 0 a 10 puntos y dejaría en manos de las universidades el tramo de los 10 a los 14 puntos, cambio que podría suponer el fin del ‘distrito único’ universitario.

El presidente de CRUE ha explicado que la “discusión” está en la calificación del tramo de los 10 a 14 puntos, porque el Gobierno deja libertad para que cada universidad lo regule a su manera. Este aspecto ha causado “preocupación” entre los rectores universitarios, aunque hubo una voluntad de trabajar conjuntamente para que no se rompa el ‘distrito único’ en España y coordinar los esfuerzos para que los resultados de las pruebas sirvan para acceder a la universidad cualquier parte del territorio nacional.

Píriz ha anunciado que pedirá al Ministerio de Educación que regule las nuevas pruebas de evaluación final de Bachillerato lo máximo posible. Con todo, Píriz ha asegurado que CRUE trabajará para que el sistema sea “lo más parecido posible” al actual, en caso que deban ser las universidades las que regulen el tramo de los 10 a 14 puntos. Hasta ahora, se realizaba con una ‘fase específica’ con unas tablas de ponderación.

Tras su paso por la asamblea de rectores en Santiago de Compostela, el presidente de CRUE ha apuntado que el nuevo sistema de acceso a la universidad de la LOMCE debe ser “lo más homogéneo posible” en todo el territorio nacional, para que los alumnos puedan optar a los estudios superiores en igualdad de condiciones. Para ello, insiste en que es necesario que el Ministerio de Educación siga regulando el tramo de nota de los 10 a 14 puntos.

Sin embargo, el presidente de los rectores españoles trasladó un “mensaje de tranquilidad y certidumbre” a los estudiantes, docentes y familias que deben hacer frente a la nueva prueba a final del presente curso. Píriz aseguró que “pronto” se encontrará una solución para determinar cómo será el acceso al sistema universitario español para el curso 2017-2018.

De momento, los estudiantes que quieran acceder al sistema universitario nacional el próximo curso 2017-2018 se encuentran en una situación de desconocimiento, en la que todavía no están reguladas las características de las nuevas pruebas que deberán superar para estudiar en la universidad y para conseguir la titulación de Bachillerato. Además, tampoco está garantizado que con la nota de corte obtenida en su comunidad puedan estudiar en otra región o acceder a la universidad deseada.

Una moratoria ante la incertidumbre

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) establece la creación de una prueba de evaluación externa al término de la etapa de Bachillerato para la obtención del título y como parte de la nota de acceso al sistema universitario. No obstante, la ‘reválida’ de Bachillerato no es una prueba única para ingresar a la universidad y es que el texto legislativo deja la puerta abierta a que las universidades creen sus propios sistemas de selección.

Los rectores rechazaron la creación de pruebas adicionales para acceder a la universidad, llegando a enviar una carta al ministro de Educación en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, para pedir una moratoria de un curso. Al respecto, expusieron que la “indefinición” de las ‘reválidas’ y la “inseguridad jurídica” que podían causar al alumnado eran motivo suficiente para retrasar su aplicación, prevista para junio de 2017.

El ministro rechazó la propuesta de una moratoria, aunque ofreció la creación de una comisión mixta para acordar las características de la ‘reválida’ de final de Bachillerato para que esta se asemejara a la Selectividad. Tras varios encuentros, ambas partes acordaron que los estudiantes se examinarían de las materias troncales, dos optativas y una asignatura específica; manteniendo también que el 60% de la nota final dependiera de los dos cursos de Bachillerato y el 40% restante del resultado de la ‘reválida’.

Foto: © bradcalkins

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...