Las técnicas de estudio básicas para tener un curso ’10’

El inicio del próximo curso escolar puede ser el momento perfecto para plantearse nuevos hábitos y técnicas de estudio, con el objetivo de conseguir dar lo mejor de nosotros mismos. Desde respetar los descansos hasta incluir el uso de apps para estudiar, apúntate estos consejos de estudio.

tecnicas estudio

El verano es un momento para disfrutar del tiempo libre, planear actividades de ocio y disfrutar de los amigos; pero también tiene que servir para hacer una reflexión sobre cómo estamos enfocando nuestros estudios. Dejar para el último momento la preparación para los exámenes, los deberes o los trabajos no es una rutina de estudio que nos permita sacar nuestro verdadero potencial, y en más de una ocasión es responsable de un suspenso.

En época de exámenes, es importante conseguir que el tiempo empleado delante de los libros sea lo más productivo posible para conseguir los mejores resultados. Entre las principales claves de estudio es necesario mantener unos hábitos diarios a lo largo de todo el curso, una agenda planificada con todas las entregas y exámenes, y, sobre todo, evitar distracciones. Asimismo, es necesario respetar las horas de sueño e incluir descansos durante las horas de estudio.

Otro de los puntos que debes cambiar si quieres ser un mejor estudiante este próximo curso es el método empleado para estudiar. Los expertos señalan que subrayar y memorizar son las formas más tradicionales de estudio, pero no siempre las que proporcionan un mejor resultado a los estudiantes. Lo esencial es encontrar un método que permita entender los apuntes, de modo que seamos capaces de poder recordarlos semanas o meses después del examen.

Por otro lado, hacer esquemas, listados o crear grupos de estudio con compañeros son otros métodos básicos a la hora de prepararse para un examen. Una forma de estudiar que puede mejorarse gracias a las nuevas tecnologías; que mediante el uso de aplicaciones pueden ayudarte a programar tus sesiones de estudio, organizar los apuntes o a resolver problemas matemáticos. Siempre que estas nuevas tecnologías se enfoquen a un uso académico, pueden llegar a ser muy útiles.

Las mejores técnicas de estudio

Las opciones para encarrilar el nuevo curso académico son variadas: encontrar un método de estudio adecuado a cada uno, apostar por entender y no memorizar o incorporar las nuevas tecnologías al estudio. Pero más allá, existen una serie de pautas y técnicas te ayudarán a mejorar tu estudio y los resultados obtenidos.

1. Organízate antes de empezar

El primer paso antes de iniciar tu sesión de estudio para un examen es preparar todo lo que vayas a necesitar para estudiar esa asignatura Antes de concentrarte en la materia, debes tener claro los temas que tienes que estudiar y estructurar el tiempo que vas a dedicar a cada apartado para poder abarcarlo todo. Un truco para organizarte antes de empezar consiste en empezar a estudiar aquellos puntos que puedan resultar más difíciles, dejando los más sencillos de comprender para los últimos días o cuando estés más cansado.

2. Gestiona tu tiempo

El tiempo es uno de los factores básicos a la hora de optimizar las sesiones de estudio que programes. Es importante aprender gestionar el tiempo, ya que estudiarlo todo en mucha cantidad el día antes del examen es muy poco productivo y no conseguirás obtener una puntuación acorde a tu capacidad.

Para los estudiantes con menos habilidad en la gestión del tiempo es recomendable crear un calendario con las fechas de los exámenes, las entregas de trabajos y otras citas académicas importantes. Una opción consiste en llevar todas estas herramientas de gestión del tiempo en forma de aplicaciones para estudaintes en el móvil, para llevarlas siempre encima. Al tener una visión clara, será más sencillo priorizar la importancia de las asignaturas, su cercanía y la cantidad de temario; pudiendo gestionar mejor los tiempos de dedicación a cada materia. .

3. Mantén unos hábitos de estudio

Si bien es cierto que en épocas de exámenes la presión puede inclinarnos a saltarnos descansos o eliminar horas de sueño, pero debes tener presente que no incluir descansos puede llegar a ser contraproducente e impedir la concentración. Los expertos recuerdan que para conseguir buenas notas deben respetarse tanto las horas de estudio como las de descanso.

La mejor técnica para mantener unos buenos hábitos de estudio en época de exámenes consiste en marcarse tiempos de estudios fijos, con paradas programadas de 15 o 20 minutos durante las que hacer algo totalmente distinto. A lo largo del curso también puedes incluir alguna actividad deportiva para desconectar y airear el cerebro. De igual modo, tener ratos de descanso y comer de forma saludable para favorecer la energía, la memoria y la concentración.
4. Elige tu mejor método de estudio

Una vez has creado una buena rutina de estudio es necesario adquirir una buena técnica para recordar todos los contenidos a estudiar. Estas técnicas deben estar encaminadas a ayudarte a entender e interiorizar el temario, ya que la simple memorización no te ayudará a obtener todos los buenos resultados que podrías conseguir.

Entre las técnicas más habituales para estudiar destacan reescribir los apuntes en forma de resúmenes, emplear los colores para destacar las ideas más importantes de un texto, hacer esquemas del temario, prestar atención plena durante las clases. Asimismo, otros trucos para estudiar consisten en hacer las explicaciones del temario en voz alta, trabajar en grupo, hacer dibujos explicativos, tener los apuntes en forma de fichas, complementar lo enseñado en clase con libros o viendo vídeos, reportajes o webs especializadas sobr ela materia. Según tu experiencia, prueba aquellos métodos que te hayan sido más cómodos o más efectivos.

5. Mejora tu concentración

Una persona tratando de estudiar en un entorno ruidoso, ajetreado e incómodo no conseguirá avanzar mucho, desperdiciando el tiempo de estudio por culpa de a falta de concentración. Para evitar que te ocurra eso, estudia en entorno adecuado, un espacio fijo, que sea silencioso o con música relajante. Asimismo, si tu punto débil es el acceso a determinados focos de distracción (ordenador, móvil, consola) prueba a dejarlas en otra habitación o a estudiar en una biblioteca; crearás un espacio libre de tentaciones que favorecerá tu concentración.
6. Amplía tus conocimientos con ayuda de otros compañeros.

Estudiar o repasar en grupo te permite compartir apuntes y obtener más información que pueda servirte para completar los contenidos de una materia. Además, escuchar las explicaciones de tus compañeros puede beneficiar tu comprensión y hacer que el día del examen lo recuerdes mejor que memorizando únicamente. Programa sesiones de estudio con tus amigos con tiempo suficiente antes del examen y evita las distracciones de tema personal; conseguirás crear un grupo de trabajo eficiente y muy práctico para mejorar tus notas.

7. Practica antes del examen

Las formas tradicionales de repasar un examen consisten en hacer explicaciones aleatorias de partes del temario, pedir a otros que nos hagan preguntas o hacer ejercicios sin consultar los apuntes. Sin embargo, las nuevas tecnologías pueden ayudarnos a repasar un examen si buscamos aquellas aplicaciones adecuadas para ello.

Existen una gran variedad de aplicaciones móviles y páginas web que te permiten realizar revisiones rápidas de último momento antes del examen, pudiendo poner a prueba el entendimiento de cuestiones teóricas o la realización de ejercicios prácticos. Una de las aplicaciones recomendadas para cualquier estudiante es la app ‘Crea tus tests, que te permitirá preparar tus exámenes desarrollando tus propias preguntas de acuerdo con las materias que estés estudiando. Crear tus test día a día te ayudará a poder enfrentarte a ellos antes de cada examen.

Imagen: estudiar vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...